Robert «Bob» Gottlieb llegó a la edición un poco por casualidad. En aquel momento, más por necesidad que vocación, por no verse empleado en Macy’s. De alguna manera, por seguir también la lógica de su formación —licenciado en literatura inglesa por Columbia— y por su voracidad lectora. Posiblemente, ni él mismo pensaba que se convertiría…