A Cristina Huarte y José María Bardavío, ellos saben por qué Élisabeth Roudinesco ha escrito un hermoso diccionario de amor. Incluso, si se me permite, ha conseguido la primera Baedecker del psicoanálisis.  Esto debe explicarse, pues quienes, en mayor o medida, hemos seguido su carrera, sabemos que no es extraño leer bajo su pluma comentarios…