Colocado en el abismo en la palabra que se utiliza para designarlo, ese objeto se encoge de repente, deviene más pequeño. El paso hacia la palabra, en los textos de Ponge, generalmente funciona como una reducción de escala. Ir a la palabra, a la sustancia, al plano de la palabra, como dice Ponge, es convertir el objeto en dinero, pero en la única moneda de curso legal aquí: la pequeña calderilla de la que hablábamos antes.

Realismo persistente A Maria Àngels P. B. Entre la novela histórica y la novela intimista, La fabricanta (1904 y 1908) de Dolors Monserdà narra la historia del ascenso personal, social y económico de Antonieta Corominas, una mujer de origen humilde en la Barcelona de mediados del siglo XIX. Es también en Barcelona donde la autora…