Amor imposible

Las celebración de fiestas en palacio cada vez se dilataban más en el tiempo, pero cuando se abrían las puertas del alcázar, era pisar el mármol y la excitación incontenida entre los asistentes se disparaba. Mientras esperaban que el mayordomo anunciara la entrada de los regentes se afanaban en ocupar sus posiciones; el protocolo no admitía mácula en cuanto a dónde debían situarse todos y cada uno de ellos al inicio de la velada.

En eso, el monarca invitado esperaba a la reina a la salida de sus aposentos. No le daba miedo ser descubierto por el legítimo consorte: sabía de buen grado que el susodicho estaría ocupado planificando conquistas, bregas y los pormenores de la contienda. Con la excusa de acompañarla aprovechaba el escaso recorrido hasta la gran sala para prometerle como tantas otras veces amor incondicional a cambio de su adulterio. Ella sonreía desde el interior de su vestimenta blanco sempiterno y justo antes de entrar lo rechazaba desoyendo sus interpelaciones desesperadas.

Una vez sobre el cuadriculado, se ubicaban uno frente al otro en la distancia, comenzaba la batalla y el rey negro ante el estupor de su ejército ordenaba una apertura escandinava: ansiaba el efímero momento de poder encontrarse de nuevo. Solo entonces ella consentía ser abrazada. Y él se plegaba, aunque supiera que acabaría con alguno de esos cuchillos nacarados que siempre escondía bajo el vestido clavado en la espada.

vía www.pinterest.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *