Lucro a toda costa

El día 6 de este mes recibí una carta de la organización no gubernamental, a la que estoy suscrita. Movemos Europa es una organización independiente y progresista que impulsa el poder de la gente para transformar Europa, para beneficio de «nuestra comunidad presente, de futuras generaciones y del planeta». Se trata de una organización que se financia con donaciones de ciudadanos europeos.

Considero oportuno más que comentar, copiar para ustedes el contenido de esa carta, porque se refiere a la lucha entre los grupos de presión que utilizan las grandes empresas multinacionales y la presión que pueden hacer los ciudadanos. Todo gira, como podrán ver, alrededor del glifosato, un compuesto químico que ha demostrado ser cancerígeno y que vende la empresa Bayer-Monsanto.

Inicio la copia. «El año pasado, Austria fue el primer país de la Unión Europea que decidió prohibir el glifosato, y después de algunos retrasos está a punto de adoptar su prohibición. Pero hay un gran obstáculo antes de que pueda promulgar finalmente la prohibición del glifosato: la Comisión Europea tiene que dar su visto bueno previamente. Y Bayer-Monsanto está tratando de detenerla con la ayuda de sus costosos grupos de presión.

Bayer-Monsanto quiere impedir la prohibición de Austria a toda costa porque sabe que una vez que un Estado miembro de la UE demuestre que es posible prohibir la sustancia, otros le seguirán como un dominó. Los peligrosos pesticidas sintéticos son una gran fuente de ingresos para la agroindustria, así que van a tratar de defenderlos con todos sus recursos».

Movemos Europa indica que por eso ella «tiene que aportar también sus recursos: la firma del mayor número posible de ciudadanos, para contrarrestar la influencia de los grupos de presión de Bayer-Monsanto».

«Se trata de demostrar que el poder de la gente es más fuerte que el de las grandes multinacionales».

«La Comisión Europea siempre ha mantenido que los Estados miembros pueden prohibir el glifosato dentro de sus propias fronteras. Pero, por supuesto, eso a Bayer-Monsanto no le importa. Ha llegado a decir públicamente que esperan que la Comisión Europea anule la prohibición del glifosato en Austria.

La industria de los pesticidas afirma que el glifosato es seguro, pero las pruebas científicas del efecto cancerígeno del glifosato son cada vez mayores. Una revisión de los estudios existentes de la Universidad de Washington descubrió que la exposición a glifosato aumenta el riesgo de padecer cáncer en un 41%. Observaron que existe un vínculo convincente entre la exposición al glifosato y un tipo de cáncer sanguíneo.

Ahora, más países de la Unión Europea están discutiendo las prohibiciones y restricciones relativas al glifosato: Luxemburgo eliminará completamente el glifosato a finales de este año y hasta Alemania se ha comprometido a eliminar el glifosato a finales de 2023. Si logramos unir el poder de nuestra comunidad podemos convencer a la Comisión de que debe permitir la prohibición del glifosato en Austria, facilitando el camino para que más países actúen de la misma manera».

«Hemos estado luchando contra entidades como Bayer-Monsanto durante años. En 2017 lanzamos una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) oficial que reunió más de un millón de firmas a favor de la prohibición del glifosato. La Unión europea cambió la ley para que los estudios de seguridad de la industria, antes secretos, se tuvieran que mostrar en público.

Se ha demostrado que el poder de la gente es más fuerte que los grupos de poder corporativos. La prohibición de Austria podría finalmente llegar a ser el catalizador que impulse a toda Europa a eliminar el glifosato de nuestro sistema alimentario. Mantengamos la presión y digámosle a la Comisión Europea que esperamos que resista a los grupos de presión fe Bayer-Monsanto y que respete los derechos de todos los países de la UE a prohibir los pesticidas nocivos».

P.D: «En el segundo trimestre de este año, Bayer-Monsanto tuvo una pérdida neta de casi 10.000 millones de euros debido a su acuerdo millonario con unos demandantes estadounidenses que alegaban que los herbicidas de glifosato de Bayer-Monsanto causaban cáncer. Y justo el mes pasado, un tribunal de apelaciones de California rechazó el intento de Bayer-Monsanto de anular este acuerdo. Los hechos, la ciencia, la presión de la gente y la ley están cercando al glifosato, ahora es el momento de poner nuestro granito de arena».

Fin de la carta. Debo indicar que todas las afirmaciones realizadas por los miembros de Movemos Europa van acompañadas de su referencia. Espero que haya sido útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *