El surf como resistencia y su relación con el 25 de julio, día internacional de la mujer negra latinoamericana y caribeña

Nick Gabaldón y Nuala Costa en el mar

El 25 de julio marca el día internacional de las mujeres negras latinoamericanas y caribeñas, aquí en Brasil la fecha honra a la líder quilombola Tereza de Benguela quien encabezó el Quilombo Quatiretê en la región de Mato Grosso y se convirtió en símbolo de la resistencia negra e indígena por más de 20 años. La fecha celebra las estrategias de supervivencia y los logros de las mujeres negras a lo largo de los siglos. En diferentes contextos y en diversas partes del mundo, las mujeres negras se han trasladado a sus comunidades para garantizar la continuidad de sus ideas y proyectos para una sociedad democrática. Por eso celebro y honro a todas las mujeres negras.

Hoy, en este artículo, quiero escribir sobre el movimiento creado por Nuala Costa llamado TPM (Todas para o mar), el colectivo aporta en sus ideas el compromiso con las agendas feministas y antirracistas. Nuala Costa nacida en Río de Janeiro, pero criada en Pernambuco, específicamente en la costa sur en el distrito de Maracaípe (Ipojuca), se encontró en las aguas a través del surf. Hoy, la ex surfista profesional desarrolla proyectos sociales con la juventud, brindando a los jóvenes las oportunidades que ella tuvo en otros proyectos sociales. A lo largo de estos cinco años, el TPM ha ido creciendo y recreándose al promocionar acciones que enfrenten los problemas ocasionados por el racismo y el sexismo.

Al conocer el proyecto TPM y durante largas conversaciones con Nuala, nos preguntamos dónde estaba la gente negra en este deporte. El surf está fuertemente influenciado por una mirada colonizadora, tanto en el cine como en la vida real es un deporte mal representado, el perfil clásico del hombre, mujer y el niño blancos, rubios y de ojos azules no esta de acuerdo con la realidad. Pero, de hecho, ¿cuál es la historia de origen del surf?

El origen del surf tiene varias versiones, los especialistas mencionan la Polinesia Occidental, otras Perú, e incluso Hawaii, que tiene muchas marcas dentro de su cultura de la practica del deporte. El registro, en la historia, del surf se remonta al siglo XVII a través de los relatos de viajeros que, al pasar por Ghana, el escritor Jean Barbot en 1679 observó que “los niños y niñas se apresuraron a coger olas en trozos de madera o pequeños fardos de juncos, para coger velocidad por debajo de sus estómagos ”(Routledge Handbook of Global Sport).
La relación entre los africanos y el mar cambió drásticamente después de la trata de esclavos. El sufrimiento, los castigos y la muerte se convirtieron en las principales experiencias que acompañaron a los esclavizados en estas aguas. En este viaje, el mar también fue un recurso de libertad, muchos no soportando las experiencias de dolor, saltaron de los barcos de esclavos, prefiriendo la muerte a enfrentar la continuación de la violencia en tierra.
Según el periodista Laurentino, “12 millones y medio de seres humanos abandonaron África. Llegaron 10 millones y 700 mil. 1 millón 800 mil personas murieron durante la travesía. Si divide eso por la cantidad de días, son 14 cadáveres, en promedio, arrojados por la borda todos los días durante 350 años. Un número tan alto que, según testimonios de la época, esto cambió el comportamiento de los bancos de tiburones en el Atlántico, que comenzaron a seguir a los barcos de esclavos ”.

En Brasil, en el primer siglo de la época colonial, el mar no era un espacio de ocio, sirviendo solo para el envío de productos y también para el deshacerse de cadáveres. Con esto, los ríos se convirtieron en el ocio de la población, con el paso del tiempo el mal uso del agua generó una contaminación tan intensa que el mar comenzó a ser utilizado, a partir del siglo XX, como lugar de entretenimiento. Según el libro El territorio del vacío: la playa y la imaginación occidental, la profesora Rita de Cássia da Cruz y Luiz Gonzaga Trigo muestran cómo se hizo esta transición.
A pesar de la transición, los impedimentos siempre existieron al uso de los espacios públicos por parte de la población negra, independientemente de su condición social. Cualquier actividad de ocio o deportiva estaba prohibida para los negros, la segregación oficial como en los Estados Unidos (leyes Jim Crown de 1870-1960) y la segregación no oficial como aquí en Brasil (1540 hasta la actualidad) delimitaban los espacios de sociabilidad desde la raza.

En los Estados Unidos en la década de 1940, el afroamericano de ascendencia mexicana Nick Gabaldón (23 de febrero de 1927 – 6 de junio de 1651), nacido en Los Ángeles (California) es considerado el primer surfista negro registrado en la historia, que incluso bajo las tensiones raciales promovidas por las leyes Jim Crown en boga en todo el territorio norteamericano inició la práctica del deporte.

Nick Gabaldón remaba 20 km para surfear, haciendo la misma distancia para volver a su casa. Emprendió esta tarea para llegar a un lugar con buenas olas y respetar los límites impuestos a la exclusión de los negros en tales espacios. Su pasión por el mar comenzó a través de su profesión de marinero, se extendió al surf, pero lamentablemente no duró mucho. A los 24 años el 6 de junio de 1951 durante un oleaje de dos metros y medio, Gabaldón perdió el control de la tabla y fue arrojado al muelle de Malibú provocando su muerte haciendo lo que más amaba.

A pesar de su breve vida, Nick Gabaldón, a través de su pasión por el surf, honró a sus antepasados ​​que fueron desarraigados de sus territorios y se les negó el acceso a las aguas que lo desplazaron. Su coraje y pasión por el surf marcaron tanto su época que la memoria de Nick perdura entre sus compañeros. En 2012, este pionero del surf grabó un documental que rescata su legado en la historia del surf.


Como Gabaldón, otros negros crearon conexiones con el surf. La trayectoria de esta población negra en el deporte no es rara, al contrario, se hace invisible. Nombres com Gironso, Olimpinho, Davi Severo y Robson Buiú. Carlos Bahia, Isaias, Quizumba y Guigui, Jojó, Tinguinha y Víctor Bernardo, surfistas brasileños, son nombres que ennegrecen este deporte, pero nos preguntamos, ¿y dónde están las mujeres negras?
Las mujeres negras también están en el mar haciendo surf y movilizando sus cuerpos generando nuevas resistencias. Nuala Costa (PE), Karine Barbosa (AL), Yanca Costa (CE), Érica Prado (BA), Suellen Naraisa (SP), Tila (BA), Alcione Silva (RN), Monik Santos (PE), Joyce Silva ( PE) además de traer representación, que importa mucho, proponen proyectos políticos para transformar sus comunidades, cuestionando el racismo y el sexismo presentes no solo en el deporte sino en la sociedad.

A pesar de las dificultades, las mujeres negras están resistiendo. Resignificar la lucha de quienes nos precedieron, proponiendo modelos de sociedad que respeten la diversidad y enfrenten la opresión desde sus raíces. Los/as/es invito a conocer el TPM y otros movimientos con apoyo y aportes para que la juventud puedan seguir desarrollando posibilidades de buen vivir.
El 25 de julio es un día para celebrar nuestras victorias a pesar de los esfuerzos por querernos subyugadas y muertas.

Y para no olvidar es importante decir que el mar siempre nos ha pertenecido, el racismo ha intentado ahuyentarnos, pero cada vez que entramos en él volvemos un poquito a casa.

«Puedes escribirme en la historia
Con tus amargas y retorcidas mentiras
Puedes pisarme en la tierra
Pero aún así, como el polvo, me levantaré.»

Maya Angelou (Aún así me levantaré)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *