El lujo de lo abandonado 03 | L’aquàtic. OBK – Promises

01451
Fijaos que mi adolescencia y post-adolescencia fue reinada por un grupo español de pop electrónico que reinó en la década de los 90 y gran parte de los 2000. OBK me dio todo y mucho más. Pues a pesar de que las personas evolucionan y van dejando convertir sus antiguas grandes pasiones en meras referencias del pasado, hace unos meses llegó a mis oídos el nuevo single de la nueva etapa de OBK, y con él descubrí uno de esos sitios con encanto, que me cautivan, que me hacen desear ser un niño, ser un personaje de la ficción y perderme, un sitio de esos en los que puede apreciarse el lujo de lo abandonado, el lujo de contemplar cómo la naturaleza y el paso del tiempo son capaces de merendarse lo que un día el ser humano quiso ser.

Al lugar se le conoce con el nombre de L’aquàtic, y se encuentra en Sitges [Barcelona]. Un parque acuático cuya vida útil se encerró en dos húmedos años de los que poco se recuerda ya. Son muchas las historias que se cuentan sobre él, y pocas las que tienen una base demostrable. Os voy a acercar a él de la mano de un rincón que he descubierto estos días y del que creo que me voy a hacer muy buen amigo. Pero amigo de estos que se llaman en los cumpleaños y todo si es necesario.



El rincón en cuestión se llama Lugares Abandonados, ¿para qué improvisar un nombre si de este modo todos nos enteramos de lo que pasa ahí dentro? Pues bien, en Lugares Abandonados se relatan y capturan experiencias, esas estampas del lujo de lo abandonado. He ahí la riqueza… L’Aquàtic se perdió en el tiempo, pero acercarse de esta forma a él cuando la furia del olvido se ha encarnizado de manera tan contundente, hace sentir e imaginar muchas cosas.

Una piscina de olas… de olas escombrosas, allá donde el socorrista saltaría al rescate de los jóvenes que, a buen seguro, celebran sus noches alcoholizadas con unas pintaditas aquí y allá. Pero esto no es una denuncia, sino un relato, de algo tan natural como que la gota de lluvia cae al suelo cuando cede de las vaporizadas nubes. Si yo tuviera esto al lado de casa… probablemente organizaría partidos de fútbol sala clandestinos.


>
Pasad, pasad… las puertas de esta vieja construcción en la cima de esta colina escalerosa se hallan abiertas.


Atención a lo que queda aquí arriba…
 
La soledad del extintor que no pudo salvar vidas. Él sigue teniendo fe y allí se erige… esperando su momento.

 














¿Cómo os quedais? El muchacho haciendo esquí acuático sin ser consciente de que un día futuro, haciendo lo mismo, el golpe podría ser mortal.
En fin… que veinte añitos dan para mucho… Ahora queda la posible reflexión del uso que podría tener este espacio. Estamos en momento de reutilizar, reciclar, rehabilitar, reinterpretar… lluvia de ideas. Una amplia extensión de ciudad, contigua al tejido urbano contemporáneo, cubierta de vegetación e instalaciones e infraestructuras poco frecuentes… Estoy convencido de que podría pasar a ser un gran parque urbano… pero esta vez sin agua. Ahí dejo mi sueño.

Esto y mucho más en… LUGARES ABANDONADOS

Fran Blanco

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *