¡El amor propio es la primera de las revoluciones!

Extracto de la canción You´ve got to learn (Nina Simone)

En la canción You’ve Got To Learn (Tienes que aprender) de Nina Simone hay un extracto que dice:

Tienes que aprender a dejar la mesa
Cuando el amor ya no esta servido
Para demostrarle a todos que eres capaz
De irte sin decir una palabra

Y aunque estoy de acuerdo con Nina Simone, no siempre fue tan obvio «dejar la mesa». Hoy, muchas mujeres y yo aprendemos a saber cuándo debemos levantarnos de esta mesa, a saber alejarnos, a llorar y prepararnos para volver a esa mesa, siendo nosotras la invitada a merecer este asiento en primer lugar.

Accediendo a las redes sociales durante muchas horas, noté un aumento de las publicaciones sobre lo que la gente sentiendo. Escuché y leí publicaciones de dolor, ira, recuperación, agotamiento, nacimiento y muerte, cuidado, curación y amor. Dentro de estas publicaciones me llamaron mucho la atención los de autocuidado. Aprendí mucho de algunas mujeres, algunas cercanas y otras no tanto, cómo podemos iniciar micro revoluciones estableciendo tratados de autocuidado, entendiendo cómo los problemas estructurales que movilizan tanta nuestra energía para el estudio, el análisis, la discusión, el intercambio y el compartir se puede experimentar en cambios simples en la vida cotidiana. Las mujeres con las que me identifico tienen mucho que enseñar sobre coherencia, sobre ser práctica y teórica.

Vi a jóvenes, ancianas, de Brasil y de otras nacionalidades, en su mayoría mujeres negras de diferentes orígenes, transmitiendo los cuidados y enseñanzas de nuestros antepasados, y todo explicado de la manera más sencilla y accesible posible. Pero toda esta enseñanza solo tiene sentido cuando tocamos las estructuras internas.

Y para dar sentido a todo lo que tenemos y podemos ser, tenemos que trabajar en cuestiones subjetivas. Nadie nos enseña mucho sobre lo más básico de la vida, la mayoría de las veces recibimos información llevada por el sentido común respaldada por el lente de quienes informan. Hoy identifico una serie de errores propagados diversas personas de distintas generaciones y con experiencias difusas, y aquí ni siquiera es necesario entrar en los méritos de las razones, sino que trato de entender cómo evitarlos para nuestra continuidad preservando el mínima cordura posible viviendo en el gobierno genocida de Bolsonaro. Para no sucumbir al pesimismo, las estrategias de autocuidado demostraron ser la forma más potente de no enfermarse por completo.

De todos estos malentendidos que identifico, la falta de práctica de la conversación honesta y horizontal (y aquí cuento con el respeto y la escucha atenta y cariñosa entre pares) es uno de los más letales para nuestra subjetividad y supervivencia. No tener esta experiencia, especialmente en la familia, puede llevarnos al mismo patrón en la elección de amistades tóxicas, dificultades para salir de ambientes laborales que enferman y casi siempre en relaciones afectivas sexuales abusivas. La máxima perversa de la fuerza intrínseca femenina acumula efectos devastadores para nuestra autoestima y la necesidad de estar siempre disponible conduce a la resiliencia sádica incluso en experiencias que deberían ser buenas.

El camino de curación que se toma a menudo está marcado por el pisoteo. Independientemente de los caminos posibles y elegidos, un ejercicio fundamental que identifiqué en todas las mujeres que me inspiraron fue la capacidad de hablar, incluso sin decirlo directamente y con palabras. Cómo aprendieron lo que era escuchar y no solo oír, cómo se miraban y no solo se veían y cómo se curaban y no solo se cuidaban.

Me impactaron estas experiencias que me inspiraron a cocinar con mucho gusto para mí, permitir que mi hogar acompañara mis cambios internos, logré construir una rutina que me empodera, tratando siempre de ser generosa con mis inseguridades, miedos y exigencias, trabajando por mi cuenta, culpas y responsabilidades para tener claro mis límites. Vivir el amor propio con conciencia política nos lleva a comprender cómo nuestros cuerpos en este mundo respaldan las elecciones que impactan a un colectivo.

Cuando este cuidado a través de la admiración se convierte en amistad y amor, las mujeres somos capaces de vivir una de las fuerzas afectivas más poderosas que existen en el mundo. Una relación con propósito, sin vanidades y sin las disputas que se estimulan a menudo en nuestra sociedad, nos permite vivir un sentido de pertenencia, muchas veces ni siquiera experimentado en nuestra familia. ¡Muchas veces!

Que podamos ser la mujer que queremos inspirar en los demás. A pesar de defender la generosidad al compartir ideas y conocimientos, no todos están dispuestos a recibir este honor, nuestra energía también es sagrada.

Después de este doloroso proceso, cuando comencemos a invitar a otras personas a sentarse a la mesa con nosotros, todo será diferente. De la invitación, de la forma en que la persona entra al “espacio”, de cómo se sirve, de lo que habla, de lo que hace, nada pasa desapercibido y al menor alerta de que algo no está bien llega nuestra voz, sale tranquila y clara, incluso con ira, pero sale. Decimos todo y con el tiempo nos desgastamos menos porque estamos un poquito más libre. Este es un camino sin retorno.

Las mujeres que se liberan de la culpa que no es suya experimentan una gran revolución.

Mañana es el Día Internacional de la Mujer y elegí sin darme cuenta esa fecha para este artículo en un momento en que estoy viviendo esta Revolución.

Deseo para nuestras futuras celebraciones que no tardemos tanto en tener este encuentro con nosotras, que no perpetuemos los errores que socavan nuestro potencial. Que recuperemos y accedamos más fácilmente a las estrategias que curan nuestras heridas, siempre refiriéndonos a la resistencia a los que nos precedieron. Que seamos la práctica de las ideas que nos liberan.

El legado de nuestros antepasados ​​está siendo regado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *