La Renta. Se aceptan consultas

Dicho así, La Renta, parece que estuviera hablando de La Regenta, pero no, hablo de la declaración anual del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) La verdad es que la novela de Clarín es mucho más interesante e incluso emocionante, seguro que Carmen, Víctor, Mara, David o Laura, compañeros de bitácora, estarán de acuerdo conmigo. Pero, en esta época del año y hasta que acabe junio, nos tenemos que conformar con las emociones que nos proporciona el IRPF. La verdad es que lo hacemos mal porque deberíamos estar pendientes de “la cosa” a lo largo del año y cómo no lo hacemos, así nos va.

Este año 2014, porque no se nos olvide que la que tenemos que hacer es la declaración por lo ocurrido durante el año pasado. Decía que en este año 2014 se nos acaban algunas cuestiones que nos acompañaban, de una u otra forma, desde casi los comienzos del impuesto. La principal es que después de esta declaración se han acabado los coeficientes de actualización de los valores de compra de los bienes inmuebles, de manera tal que tributa igual el beneficio obtenido en un año que el obtenido a lo largo de una vida, por ejemplo 25 años. Pero estas son las cositas que se producen cuando la normativa fiscal se deja en mano de aventureros. Para conocer mi opinión sobre esta y otras cuestiones os dejo el enlace a un artículo sobre ello.

Pero bueno, la declaración hay que hacerla, si es que se cumplen ciertas condiciones, nos guste o no. A pesar de los últimos acontecimientos, francamente descorazonadores, que te pueden hacer dudar. No os engañéis, vuestros ingresos están registrados y si no los declaráis Hacienda os perseguirá de manera implacable. Otra cosa es el elevado volumen de actividades en las que la retribución se percibe de manera opaca para el fisco, eso que denominamos “en negro”.

Dicen los expertos que el volumen de actividad sumergida en España es del orden del 25% del Producto Interior Bruto (PIB) del país. Una cifra lo suficientemente importante como para que las medidas de las autoridades deberían ser más de más control fiscal y no menos plantilla en la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), que se ha reducido en lo últimos años. Porque no es cierto que la lucha contra el fraude fiscal haya mejorado, a pesar del repunte en el valor de las actuaciones de la inspección, en el año anterior habían disminuido. Ahí está la recaudación por el Impuesto sobre Sociedades que, a pesar de los teóricos esfuerzos del Ministerio de Hacienda por elevar las bases de tributación, en el año 2014 se ha recaudado un 6% menos que en el 2013 ¿No marchaba tan bien la economía?, ¿Cómo es que se recauda menos por el Impuesto sobre Sociedades con mayores bases imponibles teóricas?

Ciudadano ante la declaración de IRPF
Ciudadano ante la declaración de IRPF

Regresemos con nuestra señora La Renta. Cosas importantes a tener en cuenta al enfrentarse a la declaración:

  • Revisar bien los datos del borrador o de la información que dice tener la AEAT de nosotros. Ya sabéis que esa información la facilitan terceras entidades. Como curiosidad os diré que un notario me ha imputado la venta de acciones de una empresa que ni sabía que existía. Seguro que me llamarán de la AEAT para ver por qué no lo declaro.
  • La situación personal y familiar que hay que tener en cuenta es la existente a 31 de diciembre de 2014, que es la fecha en que se devenga el impuesto. Deduce lo mismo el niñ@ nacido en enero que el nacido en diciembre.
  • Las subvenciones recibidas, para compra de viviendas u otras cuestiones. PERO ATENCIÓN, se ha detectado que en el borrador se están incluyendo las ayudas por aplicación de la ley de dependencia que están exentas y así hay que reflejarlo en la declaración.
  • No olvidarse de las donaciones realizadas o de las cuotas abonadas a sindicatos o partidos políticos, con limitaciones, son deducibles.
  • Tampoco debemos olvidar las deducciones que tenga establecida nuestra comunidad autónoma. Revisémoslas con cuidado por si tenemos derecho a aplicar alguna de ellas.
  • Por último y aún cuando legalmente no tengamos obligación de formular la declaración, debemos hacer la prueba de comprobar que no nos sale a devolver. A lo mejor nos llevamos una sorpresa y no están los tiempos para hacer ciertos regalos.

En días pasados los medios de comunicación se han hecho eco de la presentación de la campaña de renta por parte de la AEAT y se publican manuales y artículos de ayuda, la propia AEAT tiene un manual en su página web. Yo, de entre ellos, sugiero esta información de dos diarios económicos, aquí y aquí.

Y por si todo ello no fuera suficiente, y como en AMANECE METRÓPOLIS estamos que lo tiramos, aceptamos el envío de consultas al respecto que se contestarán adecuadamente. Eso sí, no podemos hacer las declaraciones de renta, pero al menos ayudar a su correcta cumplimentación. Las consultas se pueden remitir como comentarios a este artículo. Feliz Renta y recordad que Hacienda, para cobrar, es tan persistente como el personaje rapero del que os dejo el enlace.

salud a tod@s

Pedro L. Egea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *