Entrevista Gudmundur Arnar Gudmundsson (Corazón de piedra)

Vía: Mlb.is
Vía: Mlb.is

Este viernes 13 de Abril se estrena Corazón de piedra (Hjartasteinn)  de Gudmundur Arnar Gudmundsson, película de la que ya os hablamos hace unos meses y ahora hemos tenido la ocasión de entrevistar al director.

¿Cómo das el salto del cortometraje al largo?

Escribo esta película antes, pero nadie confiaba en mí, nadie me daba dinero entonces realizo los cortos para aprender a trabajar con proyectos más largos.

¿Tus cortometrajes son piezas de la película?

No, son diferentes, de gente joven, pero muy diferente.

¿Toda tu filmografía se basa en la adolescencia?

Hasta el momento sí.

¿Cuál es la línea que separa la realidad y la ficción en el guion de Corazón de Piedra?

Es difícil de determinar, está inspirada en mi vida, en gente que conozco, pero cuando comencé a escribir se desarrolló en algo que es ficticio. Y por eso creo que es más ficción.

¿Cuándo se basa uno en hechos reales y después se pasa a ficción, se pierde algo por el camino o se distorsiona?

No pierdo nada, se agudiza todo más y se enfoca todo mucho mejor. Hay momentos que quería insertar en la película pero no encajaban bien, parece que los quería meter con calzador y me di cuenta que era imposible.

Los actores son amateurs, ¿cómo ha sido tu forma de trabajar con ellos y como llegaron al proyecto?

Si todos son amateurs e hicieron un casting abierto donde se presentaron casi 1000 niños, sobre todo niñas, y entre todos elegimos 10 u 11. Estuvieron en un taller de actuación donde les enseñaron a actuar, meditación y donde se prepararon para la película. El taller fue largo, 8 meses, tres días a la semana, lo hicimos así, porque quería que los chavales aguantaran las grabaciones a largo plazo, también tenían que desarrollar su lado físico, para soportar los días de rodaje

¿Cuánto duró el rodaje?

8 semanas

Tus personajes cuentan mucho con la mirada, más que con los diálogos ¿fue difícil conseguirlo?

No porque los preparamos muy bien en el taller. En comparación con los adultos, es que con ellos con dos o tres tomas se consigue lo que quiere, con los niños puedes necesitar hasta 9 y eso puede resultar más difícil, pero al mismo tiempo, al ser niños tengo más responsabilidad, con un adulto es más una colaboración y más discusión, con los niños les guío y es más fácil.

Vía: Klapptré

Te quería preguntar por los personajes de adultos, ¿cómo fue escribir sus papeles?

No lo sé

Tengo la sensación en el guion que haces una línea divisoria, entre los adultos y los niños porque éstos no se quieren parecer a sus padres ¿era así?

Los adultos tienen muchos fallos, muchas limitaciones y lo quería plasmar en la película, pero cuando escribo soy muy intuitivo e impulsivo, no voy pensando en lo que voy a escribir si no solo escribo lo que siento.

Hay dos partes fundamentales en el film además de los protagonistas,  son la naturaleza y la música, ¿Cómo consigues que la naturaleza parezca una parte de los propios niños?

El objetivo era que la naturaleza siguiese las emociones de los niños, pero era tan bonita y tan amplia que no quería difumar los sentimientos de ello, por eso solo se muestran tomas muy amplias cuando quería que contrastase con las emociones.

La música es el único elemento de toda la película que no he podido controlar, confié en el artista, en el músico que lo componía porque no tengo capacidad de decirle: cambia esta nota, solo puedo decirle lo que siento, y eso me resulta muy complicado.

La película va cambiando de tonalidad con una estupenda fotografía, pero casi siempre predominan los tonos grises, ¿es el color que querías dejar en la fotografía?

Eres la segunda persona que me pregunta esto. La zona donde está grabada tiene mucho color, es una zona donde hay mucho rojo, verde, una zona única en Islandia y  lo quería plasmar. Pero me sorprende que no seas la única que me pregunta por la tonalidad gris, y yo quería mostrar lo contrario. color. Intentamos grabar en días de sol y lluvia y puedo que eso haya influido en el color, y también puede ser porque la progresión de las imágenes es la entrada del otoño.

La historia es de hace unos años, ¿Cómo está la situación ahora mismo en tu país sobre esta temática?

Actualmente la situación es mucho más abierta, está internet, hay muchos turistas, la gente discute sobre la sexualidad de forma mucho más abierta, tanto las mujeres como los hombres, antes no lo trataban de esa manera. Todo se va haciendo mucho más habitual, hace 20 años era una sociedad mucho más cerrada para este tipo de películas. Pero para los adolescentes diferentes sigue siendo muy difícil, quizá no tanto con el exterior pero si con su interior y la capacidad de abrirse.

¿Por la familia en sí o por la sociedad?

No es un problema de religión, más bien un problema de ellos mismos, con la sociedad en general siendo un asunto más individual. Es muy difícil ser adolescente y ser diferente al resto. De todas formas, aunque parezca mucho esos años, el cambio está en transición, espero que dentro de unos años ya no se hable más de ser gay, realmente la sexualidad no debería ser un tema que fuera necesario tratar.

¿Cómo ha funcionado la película en Islandia?

Muy bien acogida sobre todo por los adolescentes, chicos de 15 años más o menos con sus novias. Los adultos menos, pero sobre adultos cinéfilos.

¿Próximos proyectos?

Estoy pensado en enfocarlo en una ciudad con gente joven, un grupo muy distinto y con mentalidades muy distintas, va a ser un grupo más violento pero también sobre la amistad.

Vía: Abordar-Casa de películas

 

Susana Peral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *