cita051 Jane Jacobs

Las ciudades necesitan edificios antiguos de tal manera que, sin ellos, es probable que nunca se desarrollarían calles y distritos vigorosos. Por edificios antiguos no entiendo esas casas de museo, ni edificios en un excelente y caro estado de restauración -aunque son buenos ingredientes-, sino, una buena cantidad de casas sencillas y de poco valor, incluyendo unas cuantas desvencijadas.

Jane Butzner Jacobs
divulgadora científica,
teórica del urbanismo y activista político-social canadiense

Tal y como conté hace algunas semanas, tengo un valioso libro entre las manos, «Muerte y vida de las grandes ciudades», de Jane Jacobs. Si en aquel momento os traje como cita un texto de la introducción del mencionado libro, hoy traigo chicha y limoná. Traigo crema, condimento, sustancia, masa de la buena…
En la página ciento ochenta y tres comienza a contarnos lo que Jacobs denomina «Generadores de diversidad» para una ciudad. Ingredientes básicos para generar la variedad urbana. La ausencia de uno de ellos puede frustrar las potencialidades de un sector de la ciudad. La ciudad, ese extrovertido elemento en el que vivimos que tanto me gusta conocer. Aquí os dejo los títulos y subtítulos de esos cuatro generadores. La cita de hoy, ésta sobre los edificios antiguos, son las primeras lineas del capítulo dedicado a ese generador en concreto. ¿Existen en vuestras calles suficientes edificios antiguos, manzanas suficientemente pequeñas, combinación de panaderías + asociaciones + baretos y… sobre todo… mucha gente?
_______________________
Los generadores de diversidad [Jane Jacobs]

Necesidad de la combinación de los usos primarios: El distrito y cuantas partes del mismo sean posibles, ha de cumplir más de una función primaria; preferiblemente, más de dos. Éstas han de garantizar la presencia de personas fuera de sus respectivos hogares, en diferentes horarios y por motivos diferentes, que puedan usar en común una amplia gama de servicios.

Necesidad de manzanas pequeñas: La mayoría de las manzanas deben ser cortas; es decir, las calles y las oportunidades de doblar esquinas tienen que ser frecuentes.

Necesidad de edificios antiguos: El distrito ha de entremezclar edificios que varíen en edad y condición, con una buena proporción de casas antiguas.

Necesidad de concentración: El distrito ha de tener una concentración de personas suficientemente densa, sea cual fuere su motivo para estar allí. Esto incluye a la gente que esté allí porque reside allí.
_______________________

Os recomiendo altamente la lectura del libro a quienes les interese la materia, es una reedición de aquel publicado en 1961 bajo el mismo título, donde criticó duramente las prácticas de renovación urbana de los años 50 de EE.UU., y de paso, da una lección de cómo construir ciudad con la mirada puesta medio siglo más tarde, pero con una vigencia demoledora.
Y para los que mejor dominen el idioma anglosajón… aquí este regalito. Amén Jane.

Fran Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *