‘Boyhood’ e infancia élfica

Vía - www.relatoenmarcado.com

Vía – www.metacritic.com

Decimos que hay que atrapar el momento, pero en realidad creo que son los momentos de la vida los que nos atrapan a nosotros

El inexorable paso del tiempo, la maquinaria que crea e infunde nostalgia según acontecen los años. Una serie de logros y desdichas permanentes en nuestra memoria, puliendo paso a paso nuestro carácter a la hora de afrontar nuestro lugar en la Tierra.

Richard Linklater lo demostró en la brillante trilogía protagonizada por Hawke y Delpy, es poseedor de ese halo emocional que el ser humano oculta con abundante timidez. “Boyhood” no es una película al uso y dista mucho de ser una obra maestra, pero sus paliativas imperfecciones la hacen grandiosa. Contemplar, durante más de 160 minutos de metraje, el sendero que nos brinda la vida nunca fue tan maravilloso como hasta ahora.

Su idea no es descabellada y es sencilla de realizar, un rodaje que comprende más de una década para captar la evolución real de un niño de 6 años hasta alcanzar la mayoría de edad.

Vía - www.thetimes.co.uk

Vía – www.thetimes.co.uk

El mero hecho de existir resulta mágico, sintetiza. No seamos cínicos, encontrarse a sí mismo entre fotografías de antaño nos enternece. Es como una ensoñación de lo que fuimos y de lo que pudimos ser, sana melancolía.

A esta catedral recién estrenada la llamo ´el Ciudadano Kane del Siglo XXI ` y razones no me faltan. Linklater despierta tus sentidos en una obra didáctica y ágil a pesar de su abultada duración, con continuos saltos temporales hacia adelante, esperando que esta experiencia única nunca acabe.

Siempre es fácil sentirse identificado con Mason, un chico afectuoso y sensible, la inmensa mayoría de los fragmentos seleccionados podemos llevarlos al terreno personal de cada uno. En mi caso, venir de una familia separada y que mi madre guarde un parecido físico alarmante con Patricia Arquette hizo que me implicara aún más si cabe. Sin más, nuestra adolescencia al alcance de todo el mundo, y viceversa.

boy3

Vía – www.indiewire.com

“Boyhood” es arte contemporáneo, un fiel retrato de la transformación física y emocional del hombre, un canto a la existencia comparable a saltar al vacío. Un oasis en un desierto en el que poca gente se atreve a hacer algo distinto, así como un análisis social/tecnológico de un mundo por descubrir, verosimilitud que perdura mientras transcurren sus títulos de crédito y te persigue cuando abandonas la sala de cine.

Y sí, por descontado afronta temas universales con lograda simplicidad: como individuo aprenderás de amistades que te codean con cariño, de imprevistas relaciones sentimentales que te empujan al abismo, del profundo afecto de la familia biológica y de la continua vitalidad que te transmite gente desconocida.

Déjame ir, no quiero ser tu héroe. No quiero ser tu hombre, sólo quiero luchar con los demás. En cuanto a tu baile de máscaras, no quiero ser parte de tu desfile…todo el mundo merece una oportunidad para caminar con todos los demás. ♫ (Family of The Year – Hero)

Es escaso el tiempo de vida como para acabar muriendo en las raíces de la monotonía…

Angel Villar Llopis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *