En el segundo capítulo del volumen Love in the age of the internet. Attachment in the digital era, editado por Linda Cundy en 2015, John Beveridge escribe: «La vida sencilla de los años sesenta no era perfecta, pero al menos no veíamos pornografía»[1]Beveridge, J. (2015). A tangled web: internet pornography, sexual addition, and the erosion…