Recordando a Theo Angelopoulos: el cine griego

02g

Ahora más que nunca, el mundo necesita cine. Puede que sea la última forma de resistencia ante el deteriorado mundo en el que vivimos. Al tratar de fronteras, límites, la mezcla de idiomas y culturas de hoy, intento buscar un nuevo humanismo, una nueva vía.

– Theo Angelopoulos

El estilo del director griego se caracteriza por narraciones pausadas, tomas largas y la utilización de tiempos muertos, de planos secuencia.  Entre sus temas destacan la inmigración y el regreso al país de origen. Su director de fotografía colabora a menudo en sus películas, igual que la compositora Eleni Karaindrou. El cine de Angelopoulos se caracteriza por su ritmo poético, influenciado por la mitología griega, la tragedia, y la historia de Grecia y de los Balcanes.

Cuenta el cineasta “Si tuviera que definir el cine que hago, diría que es un cine sobre el tiempo que ha pasado, y sobre el tiempo que pasa .. Qué es el tiempo?. El tiempo es un niño que juega con un pequeño objeto junto al mar”

Topio stin omichli | Paisaje en la niebla – Theo Angelopoulos (1988)

Una realidad vista desde el dolor y la poesía, en este film se destaca el talento del director y del poeta.

“Viajamos como hojas que se lleva el viento”

399189_366536926809062_1682867840_n

Esta película se centra en un viaje hacia el fin de la inocencia y en su búsqueda de un sueño. Narra la historia de dos niños que inician un viaje en busca del paradero de su padre y con destino a Alemania. En este periplo los hermanos descubrirán las alegrías y los dolores, las verdades y las mentiras, lo que bueno y lo que es malo, sentirán el silencio y sabrán de la muerte. En un momento el pequeño le pide a su hermana que le relate el cuento de ellos dos. Y ella comienza a contar “En el comienzo era el caos, y después se hizo la luz. Y la luz se separa de las tinieblas y la tierra del mar. Y se formaron los ríos, los lagos y las montañas y después… la flor, y los árboles, los animales y los pájaros…”

En el cine de este maestro griego, la música ocupa un rol existencial, acompañando la historia con una increíble armonía, a cargo de Eleni Karaindrou.

To vlemma tou odyssea | La mirada de Ulises – Theo  Angelopoulos  (1995)

Sonaba que este sería el final de mi viaje … pero en mi fin está mi comienzo”

lamiradadeulises

Un viaje a los orígenes del cine.

Durante el viaje Theo retrata poéticamente la vieja Europa, congelándola con símbolos concretos de su presente desmembración.

En la cinta aparecen referencias concretas aLa Odisea de Homero, por ejemplo, en la película una voz pregunta quién es? _ Cíclope ! Preguntas cual es mi nombre ilustre y voy a decírtelo, pero dame el presente de hospitalidad que me has prometido. Mi nombre es Nadie y Nadie me llaman mi madre, mi padre y mis compañeros, todos.

El personaje llega a su ciudad natal después de haber pasado un tiempo en el exilio. Esa ciudad no es la Ítaca que Angelopoulos busca. En este relato Ítaca se ve representado por tres bobinas de negativo, aún sin revelar, que el protagonista buscará a lo largo de la película. Dar a luz a esa primera mirada del cine griego es la meta del protagonista, como en La Odisea de Homero,  más importante incluso, que llegar a Ítaca, es  el viaje que eso conlleva.  ( Datos extraídos de Wikipedia –

Mia aimiotita kay mia mera | La eternidad y un día – Theo Angelopoulos (1998)

Si mi vida son mis películas. En todas ellas hay una intensidad, una realización y es ahí donde está mi casa.

La belleza de sus filmes están a la altura de cineastas como Tarkovski, Michelangelo Antonioni, o Bergmann.

eternite-et-un-jour-05-g

Un poeta griego tiene una enfermedad terminal, y le quedan sólo días a su vida.

Alexander, el protagonista, piensa esto y mira su existencia pensando que un extraño para el mismo y para su vida.

Por intermedio de las cartas de Anna ( su esposa fallecida), él descubre cuánto lo amaba su mujer, mientras que el se mantenía ausente por su trabajo y por sus exilios internos. Se encuentra con un niño albanés que ha cruzado la frontera para sobrevivir en Grecia. Entre el acoso de la policía y las mafias que abusan de sus padres, este niño le da la oportunidad a Alexander de comprometerse, protegiéndolo y demostrándole su afecto.

Todas la películas de este cineasta griego son recomendables  para disfrutar la poesía, los viajes, las metáforas mitológicas y escuchar  la exquisita banda sonora de Eleni Karaindrou.

La banda de sonido de La mirada de Ulises

http://youtu.be/OOUJu0VvKdI

Silvia Torres

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *