Haití: del siglo XIX al 2019 resistiendo al colonialismo

Como profesora de historia, una de las clases que más disfruto preparar y discutir con las/os alumnas/os es sobre la Independencia de Haití (1804), antigua Colonia de Santo Domingo. Destaco dos fenómenos grandiosos que ocurrieron en este territorio, y a partir de esto es posible entender cómo mi admiración e indignación van juntas en mis posiciones, el primer hecho es que Haití se convirtió en el primer país del Hemisferio Occidental en abolir la esclavitud ( 1794) y su segunda hazaña es haberse convertido en la primera república negra del mundo (1804).

Comienzo hablando sobre el impacto de la Revolución Francesa (1789) en el tema de la igualdad, la libertad y la fraternidad para los proyectos de independencia en las Américas. Los franceses del tercer estado anunciaron al mundo la posibilidad de una existencia digna, reclamando derechos y cuestionando la opresión de su gobierno, el punto es que estos gritos fueron muy bien escuchados por los grupos oprimidos en las colonias americanas.

Fotografía vía Pixabay – Haití montañas paisaje

Francia y España se encuentran en la historiografía de colonización de Haití. Al igual que otros territorios que han sufrido la colonización, Haití ha experimentado la explotación, destrucción de sus recursos naturales y humanos. Pero es necesario resaltar algunos elementos que son muy específicos de esta colonización: primero, la experiencia del genocidio de su población indígena (por los españoles) que todavía ocurre en el período colonial y los africanos llevados a la colonia (ya bajo el dominio francés) experimentan niveles de castigo y maltrato que se caracteriza por su extrema crueldad en comparación con otras realidades coloniales.

Las esclavas embarazadas tenían los vientres abiertos para la abstinencia fetal, la exposición al hambre, el trabajo extenuante, la enfermedad y la infección no tratadas, la humillación de comer su propio excremento, que les arrojaran objetos contra sus cuerpos, además de la violación y la multilación genital. Destaco estos malos tratos para exponer el nivel real de deshumanización que el proyecto europeo colonial atribuyó a sus esclavos, y para pensar en las consecuencias de este proyecto hoy para las mujeres negras y los hombres negros.

Los vientos de la revolución francesa llegaron a las colonias, pero no se consideraron los problemas de la abolición de los esclavos. Al estar excluidos de este proyecto de cambio y experimentando todo tipo de violencia, los esclavos organizaron su propio proyecto de libertad. Bajo la fuerza de la espiritualidad y utilizando el idioma criollo, hablado exclusivamente entre los africanos de la colonia, los esclavos e esclavas se unen y entonan el significado de las palabras pronunciadas por Suzanne Sanité Bélair, la Tigresa de la Revolución: «Viv Libète anba esklavaj!» , «¡Libertad, no para la esclavitud!»

Desde 1791 hasta 1804, nombres como Dutty Boukman (sacerdote Vudú que dirigió la ceremonia que marca el comienzo de la Revolución), Vicent Ogé (líder de la primera etapa del levantamiento), Toussaint L’Overture (toma el puesto de liderazgo después de la muerte de Ogé, capturado, arrestado y asesinado en Francia), Jean-Jacques Dessalis (toma la iniciativa después de la muerte de L’Overture y lograr la victoria de la Independencia) necesitan ser citados, pero también destaco la fuerza de las mujeres, como Cécile Fatimann (sacerdotisa ancestral) quien a través de su espiritualidad alentó a varios africanos a luchar), citada arriba Suzanne Sanité Bélair (mujer negra libre, sirvió al ejército de L’Overture, liderando batallas como teniente frente a las tropas napoleónicas), Marie Sainte Dédée Bazile (se unió al ejército revolucionario después de vivir durante años el daño sufrido por la violación de su señor) y Catherine Flon (sirvió como enfermera en la revolución y es recordada por coser la primera bandera de Haití independiente).

La independencia de Haití se extiende por todo el mundo, llega a Brasil e inspira a parte de la población. El éxito de esta revolución que, al liberar una antigua colonia, decide expulsar y / o asesinar a los colonos franceses al establecer una república dirigida por antiguos esclavos africanos, inspira a aquellos con el mismo deseo.
Circuló por las calles de Recife (capital del estado de Pernambuco y la ciudad donde crecí) en ese momento el siguiente trueno:

«Marinheiros e caiados
Todos devem se acabar,
Porque só pardos e pretos
O país hão de habitar.»

AMARAL, F. P. do. Apud CARVALHO, A. Estudos pernambucanos. Recife: Cultura Acadêmica, 1907.

Traigo este trueno porque es aquí donde asumo que Recife y Haití han estado unidos durante mucho tiempo, la distancia física es grande, pero llevamos el destino del enfrontamiento y la resistencia. Y fue por casualidad que Haití y yo (re) acercamos, a través de Jean Baptiste, que en 2010 llegó a terra brasilis para seguir su formación académica y desde entonces este estudiante de doctorado en ingeniería civil haitiano ha tratado de transformar su país.

Gilberto Gil y Caetano Veloso en la canción “Haití” aluden a los problemas que se nos presentan, dicen: “Piensa en Haití, reza por Haití
Haití está aquí «. Haití está tanto aquí que, según Jean Baptiste, cuestiones como la desigualdad social, la mala distribución del ingreso y la intolerancia religiosa (allí en relación con el Vudú y aquí en relación con el Candomblé y Umbanda) marcan y estructuran la sociedad haitiana. Los puntos nodales positivos son identifica por la alegría, el amor por el fútbol y el deporte, la variedad de alimentos, el clima y la acogida de la gente.

Jean podría ser cualquier «João» aquí. Jean nació y vivió en la ciudad más pobre de Haití (Jean Ràbel), que es el país más pobre de América. Este hecho alarma el punto de que Jean comience sus discursos con la frase: «¡Soy un milagro!»
Y es un milagro incluso no solo allí sino aquí. Ser negro y pobre en un país que vivió (¿y sigue viviendo?) la experiencia de la colonización son marcadores que impactan la vida de un sujeto de una manera muy cruel. Tanto allá como aquí, Jean podría ser una estática de este proyecto genocida de la población negra en curso, pero Jean es supervivencia, es resistencia y es acción.

Y es contrario a las expectativas que Jean Baptiste actúe en el desarrollo de un proyecto, que prefiere decir idea, llamada GADE (Grupo de Embajadores para el Desarrollo). Adjuntaré algunos enlaces para que conozca y apoye esta idea. Jean desarrolla trabajo social en Haití y con inmigrantes en Brasil pensando a través del deporte las dimensiones de la inclusión social.

Reafirmo que Haití es un recuerdo fundamental de resistencia, lucha y confrontación. Recordemos la revolución de 1804 para que nunca olvidemos cómo el (neo) colonialismo está actualizado en su curso perverso y violento, sino que también traigamos las estrategias que estas personas usaron y usan para continuar (r) existiendo.

Dejo la canción Saudações Malungo de la cantante Luedji Luna para que nunca olvidemos la fuerza y la lucha de nuestros antepasados.

Para conocer mejor el trabajo de Jean Baptiste:

1- Entrevista ASCOM UFPE con Jean Baptiste en GADE

2- Reportaje sobre la acción de la Copa de Refugiados e Inmigrantes en Pernambuco

Bibliografía:

https://almapreta.com/editorias/o-quilombo/conheca-quem-foram-as-mulheres-por-tras-da-revolucao-do-haiti

Youtube: Documentário «1804: A História Oculta do Haiti» (legendado em português)

(Parte 1) https://www.youtube.com/watch?v=dLqfDkpchUc

(Parte 2) https://www.youtube.com/watch?v=v6zjWr2nohU

Celia Maria Marinho de Azevedo – Onda negra, medo branco; o negro no imaginário das elites — século XIX.

Os Jacobinos Negros – CLR James

Alyne Nunes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *