Clínica Dental en Burgos. Jaime Sepulcre Bernad

clinica-dental-burgos

Encajada en uno de los rincones con más carga histórica de Burgos, se encuentra la Clínica Dental Raquel Gómez que emerge como un aliento de el instante de diseño y creación contemporánea en que vivimos, pero eso sí, sin quebrantar la magia del lugar que la cobija. Solo perceptible para el usuario que la va a visitar, este proyecto nace de la rehabilitación de un espacio de trabajo como es el de una Clínica Odontológica, acomodada anteriormente en una antigua vivienda del casco histórico de Burgos. ¿Las claves del éxito final en este proyecto? Una clienta exigente, ambiciosa y dedicada, capaz de dar la libertad necesaria al proyectista, y un proyectista exigente, ambicioso y dedicado, capaz de marcar los tiempos adecuados y exprimir a la perfección las virtudes del espacio de partida. Esto, junto con la comunicación como herramienta entre ambos entes, llevan este final.

Frame Publishers – Burgos Dental Clinic
VII Premios de Arquitectura de Castilla y León. Accésit Interiorismo

Planta existente y maqueta propositiva
 

Jaime Sepulcre Arquitecturas

En este caso, la clienta mantuvo unas sugerencias de partida y que servirían de apoyo para el posterior desarrollo del proyecto. Su deseo era el de un espacio principalmente funcional, donde el color fucsia o rosa tuviese un gran peso como color corporativo y donde las curvas y los principios del feng shui marcaran la filosofía del diseño. Un diseño que empieza por el proyecto global y que terminar dibujando de manera específica al detalle algunos de los muebles que componen la clínica.
Recepción desde acceso
La traslación al papel y, posteriormente, a la realidad no pudo ser mejor. La clínica se inunda de luz natural en cada rincón, desde su fachada en la Calle San Juan, pasando por los gabinetes y zona de recepción, hasta la sala de espera a través de todas las divisiones de espacios erguidas en vidrio. Jaime Sepulcre concede a la clínica un carácter poco común en espacios con este uso, un carácter unitario, de espacio continuo y a la familiar.
Sala de espera
 
El espacio de recepción es el corazón de la clínica, un espacio generoso y amable desde el que puede controlarse todo lo que rodea al visitante sin traspasar la delgada línea de la intimidad. El fucsia protagoniza el pavimento de resina epoxi y se desliza por la clínica hasta conducir a cada una de las estancias, donde de manera concreta, el fucsia se materializa en blanco en el interior de las mismas. La traslación poética de las encías que sustentan las piezas dentales. Vidrios curvos y transparentes con vinilos traslúcidos, tableros de DM en blanco mate para envolver el conjunto, acabado en aluminio en el techo como un halo de reflejo de lo que está sucediendo, leds que iluminan de manera cenital el perímetro de la recepción. Un abanico de materiales y acabados que conviven a la perfección con los pilares de madera  respetados de la edificación antigua [de los cuales, algunos aparecieron reforzados]. Unos pilares que surgen de manera espontánea en un primer reconocimiento y con los que se ha de lidiar con la máxima naturalidad. Una convivencia que reune historia y una nueva mirada para un espacio muy personal.
Gabinete 2
Gabinete 1   
 
Gabinete 3
Espacio de recepción
Sala de esterilización
Acceso y Gabinete 3
Gabinete 1
Gabinete 2
Sala de radiología
Por último y para quien haya llegado hasta aquí, me gustaría añadir el hecho de que éste fue un proyecto en el que participé de manera activa durante mi estancia de prácticas en el estudio de arquitectura de Jaime Sepulcre. Un placer con el que aprendí enormemente y del que además extraje la experiencia que ya conté en Bienvenido a la incertidumbre.
Fran Blanco

6 comentarios

  1. Yo creo que si fuera un niño pequeño tendría miedo de ir allí ¬´.¬
    Es demasiado, no sé como decirlo, «diferente»

    Para un adulto esta bien. pero creo que no para un crío.

    1. Sí que es diferente sí… A mi juicio creo que es bastante acogedora; colores y espacios. Pero sobre todo, lo que hace más acogedora es el trato personal, osea, el espacio ya humanizado. ¡En cualquier caso entiendo tu punto de vista! Muchas veces nos impacta demasiado lo «diferente». Muchas gracias por tus palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *