El joven nacionalista español está acompañado por otros ¿machos? que literalmente le ríen la gracia, lo que hace que también, literalmente, el protagonista de la tarde de domingo se crezca. De los otros balcones se va asomando gente, toda gente joven, porque el barrio de los toreros es un barrio de estudiantes, y este curso, algunos de ellos parecen haber llegado insuflados de fuerza patria.