En el taller de… Pepe Yagües

Jennifer Rotter
A la entrada existe un espacio ajardinado con diversas esculturas de Pepe de gran formato como Jaula jauja. 

Nos adentramos en la casa de Pepe Yagües y Carmen Baena. Viven en una casa de campo en Molina de Segura (Murcia) donde se puede percibir desde el primer momento que nos encontramos en un lugar especial.

En el jardín podemos disfrutar de un ambiente típicamente mediterráneo. Palmeras, cipreses y baladres perfuman sigilosamente conformando, junto a la roca caliza y el enlucido térreo, un entorno agradable. Aquí se sigue la máxima donde lo menos es más y lo sencillo se convierte en sublime.

Los muebles exteriores están hechos por ellos mismos dando la sensación de comodidad y tranquilidad cuando te sientas en ellos. Están elaborados siguiendo la estética del patio exterior de la casa, maderas de teca y hierro envejecido que soporta sólidamente los cuerpos que descansan en ellos.

Sentado en el patio bajo del Algarrobo

Nos detenemos un momento a la sombra de un enorme algarrobo más que centenario. Pepe nos cuenta que fue el motivo principal para la elección final de la parcela. Posteriormente ellos mismos se convirtieron en los promotores de la vivienda una vez tomada la decisión que había decantado el árbol de los quilates.

El pasillo de arrayanes da paso a la entrada de la casa como si se tratara de un antiguo parterre andalusí. Asimismo los lentiscos jalonan los alrededores de la casa realizando una función protectora. Los plantó junto a Vicente Blanes, pionero del ecologismo en Murcia, dos días antes de su fallecimiento en un fatal accidente de carretera mientras circulaba en bici.

(Pepe Yagües y Carmen Baena)

En la puerta nos espera Luna, su gata cimarrona. Pepe nos cuenta que es una cazadora nata, pues lo lleva en la sangre. Ya en el recibidor de la casa nos espera una combinación bíblica. Adán y Eva, en realidad Pepe y Carmen, se encuentran representados por dos tallas de madera que se miran de forma sugerente. De esta forma entramos en su mundo. Aquí los espacios interiores dan sensación de amplitud y luz, mientras algunas obras se descuelgan de la pared haciendo jugar a la arquitectura con el arte.

Tomamos un café en la cocina mientras descubrimos que la casa esta llena de espacios expositivos. Las obras de Yagües y Baena llenan su hogar de imaginaciones, sueños y recuerdos. La arquitectura es un elemento siempre presente en una casa que diseñaron a su gusto. El arquitecto, Luis Hernández Úbeda, utilizó un estilo muy Bauhaus, que les gustaba mucho. Nos cuentan que los colores que han utilizado para los exteriores son los tradicionales de la zona en la que viven. Los tonos ocres, marfiles o almagros son los mismos que los del balneario de Fortuna. Cuando los albañiles estaban enluciendo la fachada, ellos pensaron en que quedaría muy bien en su casa, por lo que se pusieron en contacto para que terminaran trabajando en ella.

Pepe mostrando los tratamientos a la madera

Pepe trabaja muchos tipos de materiales pero sobretodo maderas y metales son parte de su esencia. En ocasiones la madera puede provenir de palets reciclados que encuentra otras veces aprovecha objetos rotos como televisiones o lavadoras. Incluso algunos provienen de trueques por naranjas. Pepe recoge  cualquier material que le parece interesante para poder utilizarlo en algunas de sus piezas.

Pepe nos invita a pasar a su taller, se percibe un olor a madera tallada así como diversos tratamientos  como la trementina, la cera o algunos aceites esenciales. Pero sobretodo, huele a humo de leña y es que hoy comienza el invierno. La caldera ya esta en marcha con madera de olivo y cáscaras de almendra. El ambiente es muy cálido por lo que enseguida nos sentimos como en casa. Los techos altos dan sensación de un lugar espacioso y amplio. Los últimos rayos de la luz de la tarde iluminan la estancia de una forma especial.

El mejor lado de mi media naranja.

Los móviles que tiene instalados se balancean con el susurro del viento. Algunos artefactos son accionados por mecanismos de palanca o aire que hacen mover a los personajes del teatro de la fantasía de Yagües. Algunos aparatos provocan efectos ópticos mediante el uso de espejos. Mientras que otros emiten sonidos o crean luces y colores. Es el mundo de Pepe que provoca una magia especial en una especie de complicidad infantil que hace mantener la ilusión de cuando hemos sido niños.

A veces la consecución de una obra final puede ir variando con el tiempo. Incluso la falta de material puede determinar una solución distinta y muy subjetiva. Es el caso de la minotaura que fue enfrentado al espejo para convertirse en la otra parte mediante una ilusión visual.

La cantidad de piezas móviles interactivas es bárbara. Podría montar un enorme Circo para niños, y no tan niños, donde no dejaría indiferente a nadie. Pepe hace girar y moverse a las piezas mediante elementos sencillos que dinamizan sus obras. Así, pasan de ser estáticas ha convertirse en artilugios que el observador puede tocar haciendo cambiar el propio sentido de las mismas. Además, Pepe nos enseña unas marionetas que realizó hace ya más de treinta años haciendo de ventrílocuo con ellas. Nos cuenta historias divertidas dejando perplejo a cualquier persona con espíritu de niñez.

Vista del taller desde arriba

Las herramientas se disponen en armarios y estanterías de forma más o menos ordenada. Las gubias de diferentes formas, las limas de diversos grosores y demás utensilios para trabajar la madera se organizan en grandes cajones abiertos por arriba donde se puede escoger de forma rápida cuál de ellas es la más idónea. Mientras otros aparatos de corte mecánicos se disponen alrededor de las mesas de trabajo. La utilización de múltiples materiales hace que disponga de la necesidad de tener muchos utensilios de diversa índole. Desde compresores hasta tórculos pasando por todo tipo de automatismos que le ayudan a trabajar con más posibilidades.

Yagües nos habla de su universo mitológico. Su relación con aquellas metáforas le sirve en ocasiones de inspiración para la realización de sus obras. Nos explica que quedó fascinado cuando, de pequeño, conoció el Santuario de las Ninfas, conocido como la Cueva Negra en la vecina localidad de Fortuna. Allí se encuentran los famosos “tituli picti” los únicos restos de pinturas en forma de textos de toda Europa. Pero no sólo eso, sino que en estos se puede leer todavía la inscripción más antigua en el Mundo de la Eneida de Virgilio.

La Historia del Caballo de Troya, el nacimiento de Helena, así como muchas otras provenientes de la mitología clásica y de la Edad Media nutren a Pepe de historias con las que aprender. Le motiva y parecen sugerentes muchos de los mitos que explican el comportamiento humano. Así consigue provocar en el espectador de sus obras una comprensión conceptual sin olvidar su lado estético.

Pepe también hace piezas gamberras, juega con los títulos de las mismas o trata de que tengan varias posiciones, algunas de las cuales suele tener un grado de erotismo picantón. Le gusta que la gente haga trabajar la mente. Aunque nos cuenta que es el motivo principal de la crítica en España. Piensa que la represión y censura actual en el país actualmente es algo inaudito aunque no le extraña viniendo de una Región eminentemente conservadora. Nos habla de que él mismo ha llegado a ser censurado con alguna pieza en una sala pública en Murcia. En concreto nos cuenta el caso de la Sala Caballeriza cuando era dirigida por Martín Paez. Cuando una de las piezas que iban a ser expuestas no pudo hacerlo finalmente por connotación creada mediante la confusión de la pasión de Cristo con la erótica.

Aunque por suerte no todo en el Arte actual español es así ni mucho menos. Acaba de terminar recientemente una exposición titulada Des-nudos, donde ha presentado sus obras haciendo honor al título de la exhibición. El acto inaugural tuvo lugar en la Sala Mengolero (Rojales, Alicante) donde el artista junto a dos poetisas realizaron una exposi-acción desnudos. La muestra se centraba en una reinterpretación de la Historia del Arte a través del desnudo del cuerpo humano que forma parte del cuerpo esencial de la misma.

On-line se pueden ver algunos de los trabajos de Pepe Yagües en los vídeos elaborados por Spanish Contemporary Art Gallery.

Actualmente se encuentra trabajando en Némesis, una talla que representa un cuerpo de mujer que irá sentada sobre una rueda de madera. Pepe trabaja la figuración mediante la composición memorística de los ensamblajes. Es una forma de construcción basada entre el momento vivido y el imaginado. Hablamos de los cánones de belleza. A Pepe no le interesa mostrar tendencias sino cuerpos cotidianos bellos por sí mismos, por el hecho de ser.

Némesis en proceso

Nos sentamos junto  al fuego y nos habla de sus motivaciones. Muchas veces la lectura de poesía le evoca imágenes. Cualquier idea proveniente de la vida misma, ya sea en forma de noticias o de simples ocurrencias, pueden acabar convirtiéndose en una obra suya. Nos habla de porqué hace lo que siente. La respuesta es sencilla: porque le gusta.

▪ Web de Pepe Yagües.
▪ E-mail de contacto: pepeyagues@hotmail.es ▪Para ver el vídeo donde Pepe muestra “el adn del murciano perfecto“, pulsa aquí

Todas las fotos del presente artículo están realizadas por Jennifer – Virginia Rotter colaboradora de esta revista a la que agradezco enormemente su paciencia y tesón a la hora de trabajar en esta serie de artículos.

Hilarión Pedauyé

Un comentario

  1. Pingback: SALA MENGOLERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *