El sentido común no existe. Y si existiese sería irremediablemente feminista. Entender el mundo poniendo la vida en el centro es lo único que tiene sentido. Lo demás es especulación, negocio y ruina. ¿Qué vidas vivimos cuando la prioridad es la acumulación? ¿Quiénes pierden? ¿Quiénes ganan? ¿Cómo han conseguido que asumamos determinadas barbaridades como lógicas?…

Si convenimos que todo el sentido de la poesía no es la mera exposición de unos hechos, sino utilizar el lenguaje de manera creativa e imaginativa con el objeto de expresar pensamientos, sentimientos e impresiones, surge también la duda de si éste podría conducir, en última instancia, al conocimiento proposicional. Desde luego, no tanto al…