De pocos norteamericanos que hayan dado vida alguna vez al mítico detective Sherlock Holmes —la eterna creación de Sir Arthur Conan Doyle— puede decirse que lo hayan hecho con éxito. Más allá de que fueran coproducciones con el país del dólar[1]Como aquel nefasto The Hound of the Baskervilles (Barry Crane, 1972) y que fue rodado…