Aunque viviera y muriera siete veces, seguirían fascinándome Tennessee Williams y su teatro. No sé si las influencias de Chejov y Faulkner fueron tan determinantes en su trayectoria como dramaturgo o, simplemente, las circunstancias que le rodearon desde niño, pero es indudable que Williams tenía un talento difícil de igualar. Sus personajes laten y sus…