Quería ser yo, la que contara la historia, aún quedan muchas por escribir. Cada vez hay más mujeres produciendo, escribiendo y dirigiendo. Yo trabajo cada día por hacerlo posible. Las creadoras debemos apoyarnos entre nosotras y apostar por el trabajo en equipo.

Es difícil hablar sobre Moby Dick[1]Todas las referencias utilizadas pertenecen a la edición MELVILLE, Herman. 1994. Moby Dick. London: Penguin, pp. 536 (aunque las traducciones son nuestras, se recomienda, por su accesibilidad y calidad, la efectuada por Inga Pellisa y Enrique Pezzoni para Penguin Clásicos). porque es un gran libro. Porque es tal cosa y,…