Un concierto emotivo, sensible y como siempre elegante. Sole Giménez, sigue fiel a su estilo a su voz suave y tierna, que trasmite cuenta y canta con delicadeza y con la misma pasión que cuando comenzó. Y aquí cantando esas canciones hace un homenaje sincero, reivindicando la cultura en nombre de mujer.