A menudo sospechoso de frío e intelectual, el cubismo posee sin embargo una dimensión poética innegable a la que no conviene dejar de lado, y es que al descomponer la realidad en pequeños fragmentos queda al descubierto lo que antes permanecía oculto: su esencia, aquello que persiste incluso tras la vaporización física del objeto. No…