Supongo que decidí volver a leer La metamorfosis (1915) de Franz Kafka debido a la confluencia de una serie de circunstancias, provocadas por la casualidad y el tiempo libre. A mediados de julio paseaba por el Callejón del Oro, en Praga, con sus casitas de colores –repletas de recuerdos en venta para turistas como yo-…