Es a partir de una investigación del Otro como un tormento íntimo, desgaste o muerte del yo, que la obligación con los demás será iluminada. Por eso digo que el mismo término ética sólo debe utilizarse –en este caso- para ser rechazado, y su orden ser considerado un simulacro, una falta de dirección de un…

El primer paso es, probablemente, medir lo radical de dicha tesis: la muerte, siempre pasada. «No sé cómo he llegado allí»[1]BLANCHOT, Maurice. 2015. La escritura del desastre. Madrid: Trotta, p. 10, dice Blanchot. Asumimos que su profundización en la meditación heideggeriana sobre la muerte, así como la reversión que finalmente llevó a cabo no le…

Decía Pierre Boutang que en la escritura de Blanchot encontraba la fuerza de un testigo[1]BOUTANG, Pierre. 1952. Les Abeilles de Delphes. Paris: La Table Ronde, p. 197 y sin embargo, uno diría, estudiando su segundo período, tan fragmentario, que este testimonio es el de una cierta imposibilidad, lleno como está de precedentes y anunciando constantemente…

Aunque la idiosincrasia del héroe de la novela norteamericana, a lo largo de toda su existencia, haya sido tan alabada como desmitificada, es a partir de finales de los años cincuenta, cuando nace -en contraposición al personaje casi mítico, que sale airoso de su hero’s quest– el antihéroe. Por lo general, así es como se…