En muchas ocasiones, escogemos las novelas con la intención de abarcar historias infinitas, repletas de detalles y sobresaltos emocionales. Les otorgamos, quizás, dones y características especiales por el hecho de contar con más de cien páginas. Al abrirlas, nos imaginamos a nosotros mismos finalizándolas, abrazados al libro y mirando a través de una ventana, mientras…