El romanticismo, tantas veces reducido a sus aspectos más vulgares, es en realidad una concepción del mundo, una Weltanschauung, antes que una mera corriente estética. Y si estos términos todavía nos parecen demasiado alemanes, aunque es difícil saber en qué consistiría ser demasiado alemán cuando hablamos de romanticismo, o en cualquier caso, para elegir otro…