Los barrios de trabajadores han sido siempre como pequeños, minúsculos pueblos que poseen una especie de microclima distinto, un ecosistema peculiar, acogedor. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, las nuevas generaciones se han ido desentendiendo de su hábitat natural, obviando las calles que les han criado. Con el fin de recuperar ese sentimiento…