Pastillas de poesía IX

Tómate un respiro, descansa, contempla tu alrededor. Párate. ¿Dónde estás? Tómate una pastilla de poesía, sólo unos pocos minutos te va a llevar.

EL POETA Y SU POESÍA:

luis-cernuda
Luis Cernuda Bidón nace en Sevilla el 21 de septiembre de 1902. Es el menor de la familia, sus hermanas mayores Amparo y Ana. El padre era militar, del cuerpo de ingenieros, y llegó a alcanzar el grado de coronel. Cernuda se cría en un ambiente pequeñoburgués, tranquilo y a la vez monótono, bajo la actitud castrense y autoritaria del padre, que mantiene en el hogar una rígida disciplina. En el poema La familia hace un retrato familiar, donde habla de la incomunicación en su infancia. Su interés por la poesía despierta a raíz de la lectura de Gustavo Adolfo Bécquer. Estudia Derecho, donde entra en contacto con diferentes poetas como Pedro Salinas. Forma parte de la Generación del 27. De 1932 data su relación amorosa con Serafín F. Ferro, que inspira los poemas de Donde habite el olvido. En febrero de 1938 sale de España para nunca más regresar. Comienza así, la segunda época de su vida, la del exilio. En el amanecer del 5 de noviembre de 1963, fallece repentinamente de un ataque al corazón. Es enterrado en el Panteón Jardín de la ciudad de México.

Web recomendada

El poema “Si el hombre pudiera decir”, lo pueden escuchar en el siguiente audio:

“Si el hombre pudiera decir”

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Luis Cernuda

Y ahora les dejo con este impresionante poema:

“Donde habite el olvido”

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Luis Cernuda

VERSOS ENTRELAZADOS: ¿Te atreves a jugar?

En este apartado, queremos acercar la poesía a todos y a todas, y para ello vamos a continuar con la cadena de versos.

Se trata de un juego y si quieres jugar serás bienvenido-a. Cada mes elegiremos entre todos los poemas que nos hagan llegar, un poema que nos haga vibrar. Con el último verso del poema seleccionado, se iniciará el poema del siguiente mes. Los poemas no deben superar los 10 versos o líneas. Pueden ser versos libres, haikus, etc…

El premio es la publicación del poema en la REVISTA CULTURAL SALITRE con el nombre de su autor/a.

Este mes el poema seleccionado es de Ana María Galván Rocha:

Me rodea el mar,
vacía su implacable soledad,
llena su oleaje con borrascoso susurro,
atroz tormenta conduce a la oscuridad.
Me rodea el mar,
acompaña su dulce nostalgia,
cortejan sus suaves murmullos,
inquieta tormenta arrulla mi corazón.
Me rodea el mar,
cuando me encuentro con él.

Ana María Galván Rocha

Darle las gracias y la enhorabuena a Ana María, por enviarnos su poema. Con estos juegos intentamos propiciar la creatividad, la emoción… Se trata de escribir y sentirnos por un momento, felices.

Recuerda iniciar el próximo poema con el siguiente verso: “Cuando me encuentro con él”.

Agradecer a todas las personas que nos hicieron llegar sus poemas y pedirles que sigan “jugando y escribiendo” con Salitre.

¿Te animas? Puedes enviarlo al siguiente correo antes del 6 de julio de 2014: pastillasdepoesia@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *