Museo de instrumentos de tortura

Auto de fe de la Inquisición Francisco de Goya, 1812-1819 Óleo sobre tabla • Romanticismo 46 cm × 73 cm Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, España
Auto de fe de la Inquisición Francisco de Goya, 1812-1819 Óleo sobre tabla • Romanticismo 46 cm × 73 cm Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, España

Inquisición, ¿brujas o política?

La semana pasada visitamos en Toledo el Museo de instrumentos de Tortura. Al entrar en este curioso y peculiar lugar,  hicimos un viaje en el tiempo. Parecía que el Tribunal de la Santa Inquisición nos estaba esperando con todos los utensilios preparados.

Muchos han sido los pintores que han representado escenas de la Inquisición, por ejemplo Goya, Francisco Rizi o el dibujante Jan Ziarnko

Auto de fe celebrado en la Plaza Mayor en 1680 en presencia de Carlos II. Óleo de Francisco Rizi conservado en el Museo del Prado.
Auto de fe celebrado en la Plaza Mayor en 1680 en presencia de Carlos II. Óleo de Francisco Rizi conservado en el Museo del Prado.
Descripción del sabbat de los brujos, del dibujante Jan Ziarnko, para la obra Tableau de l’inconstance... que escribió el inquisidor Pierre de Lancre tras sus actuaciones en Laburdi a lo largo de cuatro meses de 1609.
Descripción del sabbat de los brujos, del dibujante Jan Ziarnko, para la obra Tableau de l’inconstance… que escribió el inquisidor Pierre de Lancre tras sus actuaciones en Laburdi a lo largo de cuatro meses de 1609.

Los motivos por los que podías ser juzgado en la Inquisición eran los siguientes:

1. Renegar de Dios.
2. Maldecirle y blasfemar.
3. Hacer homenaje al Demonio, adorarle o hacer sacrificios en su honor.
4. Dedicarle los hijos.
5. Matarlos antes de bautizarlos.
6. Consagrarlos al Demonio, incluso antes de nacer.
7. Hacer propaganda de la secta.
8. Jurar en su nombre, como signo de honor.
9. Cometer incesto.
10. Matar a un ser humano, en especial a niños pequeños, comerlos.
11. Comer carne humana, beber sangre desenterrando para ellos a los muertos.
12. Matar por medio de venenos y sortilegios.
13. Matar ganado.
14. Destrozar cosechas.
15. Tener cúpula carnal con el Demonio.

Según el autor Ricardo García Carcel (García 1990: 48) entre 1550 a 1700 se establecieron en España procesos por los siguientes delitos1:

Herejes: 14.319 (29,46%).

Moriscos: 11.311 (23,27%).

Judaizantes: 5.007 (10,30%).

Ofensas al santo Oficio: 3.954 (8,13%).

Supersticiones: 3.750 (7,71%).

Luteranos: 3.499 (7,20).

Bigamia: 2.790 (5,74%).

Solicitadores (clero inmoral): 1.241 (2,55%).

Alumbrados (herejía de los): 149 (0,30%).

Otros: 2.575 (5,29%).

TOTAL: 48.599

Como se puede observar un alto porcentaje se refiere a personas de diferente religión. Por lo tanto, más que un motivo para alejar a Satanás de la vida de los habitantes, esto se trataba más bien de un motivo político disfrazado en palabras supersticiosas que, lamentablemente, muchísimas personas llegaron a creer.

Por ejemplo: en el Siglo XVII, muchísimos cristianos dormían incorporados en las camas por: reflujos de estómago debido a las dietas agresivas de la época, pero además el dormir en una posición estirada se atribuía a estar en la misma posición que una persona muerta.
Las supersticiones aumentaron tanto que en numerosas ocasiones la muerte se llevaba a cientos de  niños pequeños que enfermaban, debido al pensamiento supersticioso del mal de ojo. Como consecuencia les colocaban cinturones con amuletos llamados dijeros . Finalmente morían.

En la Inquisición, para iniciar un proceso contra alguien bastaba que una persona fuera denunciada. No hacía falta pruebas y el nombre del denunciante siempre se mantenía en secreto. Lo mismo valía si existía una sospecha o rumor público. Fueron frecuentes los testimonios de niños, e incluso de enemigos del acusado.

En algunas ocasiones se aplicaban torturas y humillaciones públicas. Aquí os dejamos algunas fotos, (de no muy buena la calidad), que pudimos tomar en el museo durante la visita:

Horca
Horca
Garrote Vil (Usado inclusive durante la España franquista)
Garrote Vil (Usado inclusive durante la España franquista)
En este procedimiento la víctima es izada de la manera que se puede ver en la ilustración adjunta y descendida sobre la punta de la pirámide; de tal forma que su peso reposa sobre el punto situado en el ano, en la vagina, bajo el escroto o bajo el coxis . El verdugo, según las indicaciones de los interrogados, puede variar la presión desde nada hasta todo el peso del cuerpo. Se puede sacudir a la víctima o hacerla caer repetidas veces sobre la punta.
La Cuna de Judas En este procedimiento la víctima es izada  y descendida sobre la punta de la pirámide; de tal forma que su peso reposa sobre el punto situado en el ano, en la vagina, bajo el escroto o bajo el coxis . El verdugo, según las indicaciones de los interrogados, puede variar la presión desde nada hasta todo el peso del cuerpo. Se puede sacudir a la víctima o hacerla caer repetidas veces sobre la punta.
LA DONCELLA DE HIERRO DE NUREMBERG Es un envase, caja cerrada, similar a un ataúd que estaba parado íntegramente y cerrado firmemente. En uno de sus lados una puerta y sobre ella se añadieron unos pinchos. Se colocaban a las víctimas paradas allí dentro, cuando la puerta con sus pinchos se cerraba, éstos últimos se dirigían a los cuerpos de las víctimas. Las garras no fueron diseñadas para matar, francamente, pero sin embargo la víctima podía disfrutar de su nuevo hogar varios días antes de morir.
LA DONCELLA DE HIERRO DE NUREMBERGEs un envase, caja cerrada, similar a un ataúd que estaba parado íntegramente y cerrado firmemente. En uno de sus lados una puerta y sobre ella se añadieron unos pinchos. Se colocaban a las víctimas paradas allí dentro, cuando la puerta con sus pinchos se cerraba, éstos últimos se dirigían a los cuerpos de las víctimas. Las garras no fueron diseñadas para matar, francamente, pero sin embargo la víctima podía disfrutar de su nuevo hogar varios días antes de morir.
Guillotina
Guillotina
EL POTRO La víctima es atada al instrumento y estirada rápidamente o gradualmente por periodos de días. Se reportaron casos de cuerpos estirados hasta doce pulgadas como resultado de la sistemática dislocación de cada cuyuntura del cuerpo, fuertes ruidos de huesos dislocados, gritos de agonía y fútiles pedidos de misericordia retumbaban por el taller del inquisidor. Con el prisionero atado a este horrible aparato, el inquisidor también usaba un variedad de torturas mas sutiles.
EL POTRO La víctima es atada al instrumento y estirada rápidamente o gradualmente por periodos de días. Se reportaron casos de cuerpos estirados hasta doce pulgadas como resultado de la sistemática dislocación de cada cuyuntura del cuerpo, fuertes ruidos de huesos dislocados, gritos de agonia y fútiles pedidos de misericordia retumbaban por el taller del inquisidor. Con el prisionero atado a este horrible aparato, el inquisidor también usaba un variedad de torturas mas sutiles.
LA SILLA DE INTERROGATORIO Se trataba de un utensilio básico del inquisidor El efecto de los pinchos sobre la víctima, siempre desnuda, es evidente y no necesita comentarios. Ésta sufre atrozmente desde el primer instante del interrogatorio, que puede ser más intenso si se aplican sacudidas o golpes en brazos, piernas u otras partes del cuerpo. El asiento era muchas veces de hierro, de manera que se podía calentar con un brasero o una antorcha. Hoy en día esta función la realiza la electricidad.
LA SILLA DE INTERROGATORIO Se trataba de un utensilio básico del inquisidor El efecto de los pinchos sobre la víctima, siempre desnuda, es evidente y no necesita comentarios. Ésta sufre atrozmente desde el primer instante del interrogatorio, que puede ser más intenso si se aplican sacudidas o golpes en brazos, piernas u otras partes del cuerpo. El asiento era muchas veces de hierro, de manera que se podía calentar con un brasero o una antorcha. Hoy en día esta función la realiza la electicidad.
BARRIL DE LA HUMILLACIÓN  Solían ponérselo a aquellas personas adictas al alcohol o juego. Tenían que caminar con el barril por las calles mientras eran humillados.
BARRIL DE LA HUMILLACIÓN Solían ponérselo a aquellas personas adictas al alcohol o juego. Tenían que caminar con el barril por las calles mientras eran humillados.
COLLAR DE LA HUMILLACIÓN  Solían ponérselo a aquellas personas adictas al  juego. Tenían que caminar estos pesados collares por las calles mientras eran humillados.
COLLAR DE LA HUMILLACIÓN Solían ponérselo a aquellas personas adictas al juego. Tenían que caminar estos pesados collares por las calles mientras eran humillados.
COLLAR DE LA HUMILLACIÓN
COLLAR DE LA HUMILLACIÓN
MÁSCARAS DE HUMILLACIÓN
MÁSCARAS DE HUMILLACIÓN
LANZAS  Con estas lanzas controlaban a los presos enrejados desde el otro lado.
LANZAS Con estas lanzas controlaban a los presos enrejados desde el otro lado.

 

El 15 de julio de 1834 María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, Regente de España durante la minoría de edad de la heredera al trono Isabel II, firmó el Real decreto por el cual se abolía definitivamente el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, una institución que había sido fundada por los Reyes Católicos en 1478.

Se ponía así fin a cuatro siglos de persecuciones, juicios y ejecuciones realizadas en nombre de Dios y que forman parte de la Historia negra de este país.

¡Buen lunes!

Elena García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *