Metrópolis. Fritz Lang. Dos años después…

Una de arte, una de cine, una de música, una de actualidad, una de arquitectura, una de economía… lo que nos echen. Así ha fluido un año más, dos años, que no son tres, ni tampoco uno. Hoy nos ponemos de manera conjunta a escribir sobre nosotros, como viene siendo costumbre, pero hoy en especial queremos hacer un pequeño homenaje a esa obra que nos inspiró, Metrópolis. Mediante una pequeña selección de imágenes completamente inspiradoras, os acercamos a aquel día en que nos sentamos en el sofá frente a aquel viejo ordenador con Windows 98.

cartel_metropolis-fritz-lang

Inspirándonos sobre todo al principio, cuando decidimos el título del blog, la mitad es por la película cuyo visionado, por casualidad o no, vino motivado por una recomendación de nuestra amiga Ειρήνη, que colabora en este blog desde abril con su sección #undercosmópolis. Prosigo, tras este paréntesis necesario, con el homenaje iniciado por Fran a Metrópolis.
Cómo he comentado de pasada parte del inicio del blog, me he interesado por el origen del diseño arquitectónico de la película de Fritz Lang. Resulta que se basó en la obra de Hugh Ferris, un arquitecto y delineante que con sus diseños estableció una visión de la ciudad utópica norteamericana en la década de los años 20, plasmándose en la vida real en ciudades como Chicago o New York. La aportación de Ferriss pasaría a formar parte de la imaginería artística, gracias a la publicación de su obra en Vanity Fair o Harper’s Magazine, culminando en 1929 con The Metropolis of Tomorrow, libro recopilatorio de sus mejores obras. A través de esta difusión llegó a géneros como el comic, donde sería influencia clara para el diseño de Gotham City, o cómo avanzábamos al inicio del párrafo, para la creación de la distopía urbana de la película Metrópolis. Ése es el origen de la estética del largometraje que nos ocupa hoy, que es una de las dos películas en toda la historia del cine, junto con Los Olvidados, a las que la Unesco ha catalogado como Patrimonio de la Humanidad por sus valores sociales y humanos.

¿Cómo os habéis quedado? MuertXs… ¿no? Este Juan es una fuente inagotable de referencias. Una maravilla, como maravilla estamos convencidos de que va a ser nuestra nueva compañía bloggera. David, bajo el título de Diarios de Freder, se unirá puntualmente a nosotros en una sección que toma su nombre de uno de los personajes principales del film del que venimos hablando. David llega desde su blog Zonas fronterizas para enriquecer el nuestro, para aportar su mirada y para formar parte de este rincón que poco a poco se convierte en esa gran metrópolis que hace dos años amaneció cargada de ilusión.
No sabemos hasta cuando durará la metrópolis construida, sí que estamos contentos con ella y que seguiremos tras otear el horizonte. Lo mejor que podemos hacer es no pensar en cuánto tiempo y que no llegue el día en que se convierta en obligación. Las imagen que he puesto entre el párrafo de Fran y éste, pertenece a un programa de teatro de 32 páginas que data de 1927, encontrado en una tienda de antigüedades en Londres hace unos meses, donde se presentaba la obra con todo lujo de detalles. ¿Quién lo hiciera se le pasaría por la cabeza que dicho programa duraría hasta la actualidad? Supongo que no, y tampoco pensaría que hoy se vendería por 2.750 libras.

Imagino que Fritz Lang realizando la película no llegaría a pensar que la vigencia de su obra aún hoy no tuviera límite. Ese retrato de una ciudad en la que los trabajadores, la inmensa mayoría de personas si es que se les puede llamar personas en dicha urbe, eran tratadas como meras hormigas quizás no se aleje en absoluto a lo que es en la actualidad. No voy a seguir con esa reflexión pero sí con la influencia y vigencia en el arte actual que aún tiene esta película. Me despido ahora que amanece en la metrópolis con una última imagen, al menos 83 años más actual, de un ilustrador. Desde la primera portada a la que podría ser la actual si ahora viera la luz el largometraje nos despedimos por hoy.

Posters and Prints, Martin Ansin

Buenos días… que ya amanece en Metrópolis.

Fran Blanco

4 comentarios

    1. Un saludo Pilar 🙂 muchas gracias por las palabras de ánimo y comentar, que últimamente nos han abandonado un poco los comentaristas, que ya de por sí eran escasos. Esperamos durar mucho más y que sigas pasándote por aquí. Nos leemos.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *