Loving Pablo, factura y fractura con el idioma

Filmax
Vía: Filmax
Vía: Sensacine

Puede que Loving Pablo lleguen el momento justo, en estos días donde esta de boca en boca Fariña ese libro que trata el narcotráfico en Galicia y por la misma época que se relata lo que ocurrió con Pablo Escobar en Colombia. Todo esto ha sido mera casualidad pero no hay que dejar de lado que puede ser también una buena promoción para el film o viceversa.

Una película dirigida por Fernando León de Aranoa, director que es conocido por retratar muy bien a la persona, a la calle y a su fusión, con sus luces y sus sombras, desde una mirada comprensiva, siempre en búsqueda de algo mejor y positivo en el ser humano. Ahora adapta la novela, Amando a Pablo, odiando a Escobar, de Virginia Vallejo sobre Pablo Escobar de quien fue amante, y relatando como fueron sus años juntos delante y detrás de la sociedad, ya que su relación era voz populis.

Ahora en Loving Pablo el director en cierta forma cambia su fondo y forma, aunque de primeras pudiera parecer que el retrato que realiza del conocido Pablo Escobar sea intimista, en sí, es una mera exposición de parte de su vida y como llevó su última etapa, con un guion contado a la carrera, donde se desprende mucha testosterona, dinamicidad y poca interioridad personal de los personajes.

Vía: Sensacine

Dos horas de cinta donde lo que queda latente es la superproducción que hay detrás, algo nada propio del director, algo que nos lleva al cine más comercial que ha hecho hasta hora, donde queda poco de aquel Barrio o Familia que nos enamoró, de Princesas y Amador que nos llegó al corazón, o de Lunes al sol que plasmó una realidad más que vigente y con un Javier Bardem mucho más convincente que en esta su último colaboración.

Puede haber muchas cosas chirriantes después de ver visionado, pero unas marcan más que otras si además acudes a un coloquio con actor y director. La primera, y que personalmente me saca de contexto durante toda la cinta, es el hecho de ver una película de colombianos con presupuesto español hablada en inglés. Claro que si luego ves el tráiler con el doblaje español, hasta que lo puedes justificar, ¿Por qué razón no son los propios protagonistas españoles quienes se doblan?

Está claro que ahora mismo los que se dirigen a las salas están en dos vertientes, aquellos que quieren un cine lleno de efectos especiales, o aquellos que por lo contrario queremos un cine con calidad, de humanidad y con sencillez que nos plasme y relate sin florituras pero sí con buena forma. Aquí la buena forma y naturalidad hubiera sido un tono colombiano de la zona, con su acento, con sus giros, y si mi apuras con esos dejes pero en ingles no al revés todo en inglés y luego si acaso introducir algo de colombiano. De esa manera hubiéramos podido advertir buena o mala interpretación, aquí en Loving Pablo estamos evaluando en todo momento el acento colombiano inglés que poseen los actores españoles.

Y segunda, y ya para rematar la función que el propio actor y productor, Javier Bardem, se escude y comience el coloquio con «Sé  que todos os estaréis preguntando y puede que no os haya gustado el tema del idioma, pero es que si no la película no se puede  vender».  Aquí en este momento es cuando uno busca y rebusca en el foro interno del cine español, de dónde y hasta dónde y cómo quiere llegar, si queremos reivindicar nuestro cine, nuestro idioma y nuestra cultura, porque impostar una cinta innecesariamente con un tono que no es necesario, ¿Por qué quitar la verosimilitud a algo tan evidente para basarlo en lo comercial y supuestamente fácil? Aquí perdemos potencial narrativo cuando se está incrementando la V.O.S.E, y sobre todo cuando el tema a tratar se ha hecho en series americanas con mucho éxito llevándose a cabo en castellano.

Loving Pablo comienza con un personaje ya formado dentro del mundo del narcotráfico, y lo que narra es como se enriqueció y consiguió su mayor estado de poder, pero lo que nos falta es que nos plasmen como llegó a esa su vida. La historia aquí parte desde el primer encuentro entre narcotraficante y periodista, pero para poder comprender del todo al personaje habrá que saber sus orígenes en su totalidad, es algo que no le da solvencia al guion, le falta mirada crítica y constructiva de la persona antes que el personaje.

Por momentos incluso nos deja todo como si estuviéramos en un mero documental, y esa parte es más certera y propia de Aranoa ayudado en la fotografía por Alex Catalán, envolviendo todo en una atmósfera propicia y combinada con una buena música, pero al volver a la narración standard todo vuelve a diluirse en la voz en off y en imágenes que corren más que cuentan. Una parte positiva de la película es no intentar entrar a juzgar ni jugar a la doble moral, muestra a los personajes con sus aristas, con sus fuerzas y sus debilidades pero de frente, por momentos demasiado, incluso algunas parte previsible, o puede que sea una historia ya muy contada en el celuloide.

Vía: Filmax

Aunque pueda o no gustar la interpretación de Javier Bardem es más creíble en el contexto de narcotraficante, aunque no se consolide como una buena actuación, pero quien no trasmite, no encaja y deja frío es la interpretación de Penélope Cruz resultando histriónica y forzada en la mayor parte de la cinta, sobre todo en las tomas que ambos están juntos.

La parte que más engancha en Loving Pablo es la parte callejera, la que se enfoca en lo más bajo, exceptuando que hay varias imágenes que resultan desagradables, aunque se pueden entender y encajar en la historia en sí. Aranoa ahí saca sus inicios en dirección, su sencillez y busca las miradas de los protagonistas cuando están fuera de cuatro paredes, cuando la naturaleza les absorbe y no son ellos los que manejan la situación, ahí abre el abanico de posibilidades a la hora de interpretación de los personajes y de la lectura que pueda hacer el espectador.

El guion intenta escudriñar y arañar los bajos fondos políticos e influentes de la sociedad colombiana pero no incide en demasía en ello, se estanca en una historia de supuesto amor, de arrogancia y poder que no aboga mucho más que por la base de un biopic comercial.

Ficha técnica


Título: Loving Pablo. Año: 2017. Duración: 123min. País: España Dirección: Fernando Léon de Aranoa Guion: Fernando Léon de Aranoa Reparto:  Javier Bardem, Penélope Cruz, Peter Sarsgaard, Julieth Restrepo, Óscar Jaenada,David Ojalvo, David Valencia, Lillian Blankenship, Giselle Da Silva, Nathan Cooper,Pedro Calvo, Manuel José Chavez, Joavany Alvarez, Mark Basnight,Diego Landaeta, Mihail Stoyanov. Productora: Coproducción España-Bulgaria; Escobar Films / B2Y EOOD

Vía: Filmax
Susana Peral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *