La pasión según Igor Paskual: Lo punk es realmente punk y lo dramático es muy dramático

El ser humano siempre ha sido una basura llena de miedo al distinto

Igor Paskual está en este momento de gira con su tercer disco en solitario: La pasión según Igor Paskual, y en Amanece Metrópolis hemos tenido la oportunidad de entrevistarle y así conocer su nuevo trabajo y más acerca de su trayectoria profesional.

¿Cómo acaba un historiador del arte también en el mundo de la música?

Supongo que porque quise ser músico antes que historiador del arte. Hace muchos años, en el plan de estudios que yo hice, al entrar en la facultad hacías tres años de asignaturas comunes…historia, prehistoria, literatura, filosofia, latín, geografía, arte, música…Y luego, los dos últimos años, ya escogías especialidad. Me matriculé para hacer musicología, pero tuve unos profesores espectaculares de arte y decidí cambiar.

Tercer disco en solitario, ¿Cuál ha sido tu evolución?

Sobre todo el sonido y es que llevaba años buscando ese timbre. Por fin. También es un disco mucho más extremo. Lo punk es realmente punk y lo dramático es muy dramático.

¿Cómo ha sido la composición y creación de La pasión según Igor Paskual?

El disco surge de la muerte se un ser querido, así se inicia como protesta ante algo que es injusto, que es la muerte de alguien joven y con luz. Es una queja ante el mal. Estoy harto de ver cómo el mal se impone con tanta facilidad, pero por muchas razones tengo un talante optimista o, más bien vitalista, y el disco fue virando a algo más positivo, de celebración de la vida. Es decir, hay que celebrar porque hay otras personas que no pueden y se lo debemos. El proceso se alargó mucho. Trabajé con muchas canciones y fui haciendo una selección dolorosa, pero necesaria. Siento que también he dado un salto como letrista. Creo que las canciones directas son muy directas y las más metafóricas, aún más poéticas.

Gira en acústico, según tus palabras para estar en contacto con el público.¿Es necesario para no perder la perspectiva?

Hay algo que me enerva de los grandes recintos y es que física y humanamente no puedes atender a todo el mundo. La gente paga una entrada y hace un esfuerzo por ir a verte. Me gusta mostrar mi agradecimiento. Una de las ventajas de ser un artista minoritario es que te permite dar tiempo a todo el mundo. Después de una período largo sin girar con mis canciones, me pareció una buena manera de retomar el contacto. No he querido hacer merchandising, sólo vendo discos y libros y que la gente guarde ese dinero para otro concierto, para tomar algo o para ahorrarlo. Sé que dejo de ganar dinero con esa decisión, pero la gente siente que se le trata bien, que no se le quiere sacar hasta el último euro.
Y sí, escucho lo que me dicen, lo que sienten, sus problemas, es increíble. La vida real del músico medio español se parece mucho más a mis giras en solitario que cuando voy con Loquillo que es algo absolutamente excepcional.

En la gira de La pasión según Igor Paskual llevas irás en el acústico con Ángel Miguel y otras no. ¿Cómo te planteas cada una?

En eléctrico es muy fiel al disco, una banda de músicos extraordinarios que hacen un despliegue tremendo de energía. Somos muy amigos y se nota. El clima que se crea es puro rock. Una banda versátil que me permite hacer un recorrido por muchos estilos y pasas por varios estados de ánimo a lo largo de todo el concierto.


En el concierto acústico, curiosamente no cambiamos el repertorio. Es el mismo, pero adaptado. Se notan mejor las inflexiones de la voz, y se puede escuchar a uno de los mejores guitarrista de este país, Ángel Miguel tocar sin trampa ni distorsión y eso es puro lujo. Además, escucho los comentarios de la gente y puedo interactuar con mucha más facilidad.

La pasión según Igor Paskual tiene una curiosa forma de distribución de los temas, inicias rompedor con la música de Dios es colombiano vas bajando el tonalidad, y vas alternando pero también comienzas con canciones de una media de tiempo, a mitad del disco tienes dos canciones muy cortas, pero intensas en sonido, y finalizas con 9 minutos con sonido más suave. El fondo de las canciones no varían pero sí el ritmo y su duración.

Es increíble esa observación. Lo has visto de maravilla. El disco comienza con una canción de cinco minutos y va bajando hasta que justo en la mitad del disco llega la canción más corta y vuelve a crecer progresivamente hasta terminar con la versión de Violeta Parra de nueve minutos. Tiene forma de uve. Me alegro que te hayas fijado.


Es una forma de hacer un recorrido emocional por todos los estados de ánimo. El tono es el mismo, pero necesito emplear recursos diferentes para reflejar estados de ánimos muy diferentes. Está el de furia, el de enfado, el de gratitud, el de deseo, el de calma…Para contar todo eso, necesito unas cuantas herramientas sonoras.

Compaginar varios trabajos hoy es habitual, está a la orden del día. ¿Cómo es en tu caso compaginar el tuyo individual con el de trabajar con Loquillo, y todo lo que haces relacionado con tu faceta de escritor entre otras?

No me cuesta nada porque no son trabajos tan diferentes. En todos los casos se trata de comunicar. Y cada cosa influye en la otra. La escritura se diferencia de la música en que es algo que puedes hacer de forma individual, estás frente al papel tú solo, para plasmar un sonido o ir de gira necesitas a más gente. Combino lo individual con lo colectivo de forma muy natural.

El panorama social y político es algo que siempre ha influido en la música rock y de cantautores.¿Crees que hoy en día da para más, o que es algo que siempre será así?

Está claro que atravesamos una época de crisis absoluta. Con amenzaas serias para los colectivos más desprotegidos como las mujeres, los homosexuales o cualquiera que se salga de la norma. Se despierta violencia a base de mentiras y, de hecho, han aumentados los ataques a los más débiles y no es ninguna broma. El ser humano siempre ha sido una basura llena de miedo al distinto. Es normal que las bandas hablen de esto porque se ven directamente afectadas. Se está librando una guerra sin armas y, esta vez, ganaremos nosotros.

Aquí has utilizado como eslogan Joker y pin parental, dos temas muy en boca. Danos tu opinión sobre ambos.

El pin parental aunque es una excusa para no hablar de otros muchos asuntos, es importantísimo. Lo peor de todo es que se dicen muchas mentiras que ni siquiera son comprobadas por los medios de comunicación que están haciendo un papel penoso en todo esto. Nos jugamos qué tipo de educación queremos. Apuesto por un modelo integral y humanístico donde se aprenda el respeto al distinto, a la diversidad. Como se puede comprobar, muchos críos o aprenden esto en la escuela o en sus casas no van escuchar que un homosexual no es un enfermo ni que existe un problema muy serio como la violencia de género que lleva más asesinadas que el terrorismo. No se puede negar la violencia de género en un país en el que violan a tres mujeres al día.

¿Cómo ha sido grabar ese videoclip en Gijón?

Lo rodaron Cortexiphan y fue increíble. Lo hicimos en mi casa y en La Plaza, junto con el Savoy, mi local favorito del mundo. Fue un placer rodar con amigos, con mi familia, un vídeo de rock muy distinto. Creo que es un vídeo precioso.

¿Ves el mundo de la música hoy en día valorado? ¿Distinto a otras secciones de la cultura o están todas iguales?

Como todo, está valorado lo grande. Los grandes grupos, las grandes compañías de teatro, las grandes películas. Se valoran las cosas, pero en general, sólo el que triunfa. Como el fútbol o las ciudades. Hay respeto, pero sólo al ganador.

Un sueño por cumplir

Que ganen los buenos.

La pasión según Igor Paskual

11 canciones en el disco La pasión según Igor Paskual que nos llevan por un camino de luces y sombras, de altos y bajos, pero ante todo de notas y palabras que nos descubren a un letrista, como él se describe, que tiene mucho que contar y cantar.

Susana Peral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *