La ley del aborto, la ley de Gallardón

EL PAÍS" 22 de diciembre de 2013

Existe en España desde 1985 un apartado legislativo dedicado a “regular” las condiciones y supuestos que se han de dar para poder abortar. Previamente estaba prohibido, de ahí la idea popular de que las chicas ricas se iban a Londres y las que no podían permitirse tal dispendio o se convertían en madres sin remedio o se jugaban la vida por una realización en condiciones y con personal no adecuados.

Por esto, la entrada en vigor en 1985 de “ley de los supuestos” (aquí podéis ver un breve resumen de dichos supuestos) fue, aunque restrictiva, todo un avance en nuestra sociedad.

Y tuvieron que pasa otros 25 largos años para que algo cambiara…fue en 2010 cuando apareció una modificación de esa ley inicial. Esta “ley de plazos” (más info en el link) entrada en vigor en 2010 contenía varios artículos, de los que quiero destacar el 13 y el 14.

Condiciones de la interrupción voluntaria del embarazo

Artículo 13. Requisitos comunes.
Son requisitos necesarios de la interrupción voluntaria del embarazo:
Primero.–Que se practique por un médico especialista o bajo su dirección.
Segundo.–Que se lleve a cabo en centro sanitario público o privado acreditado.
Tercero.–Que se realice con el consentimiento expreso y por escrito de la mujer embarazada o, en su caso, del representante legal, de conformidad con lo establecido en la Ley 41/2002, Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de información y documentación clínica.
Podrá prescindirse del consentimiento expreso en el supuesto previsto en el artículo 9.2.b) de la referida Ley.
Cuarto.–En el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad.
Al menos uno de los representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores de las mujeres comprendidas en esas edades deberá ser informado de la decisión de la mujer.
Se prescindirá de esta información cuando la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo.
Artículo 14. Interrupción del embarazo a petición de la mujer.
Podrá interrumpirse el embarazo dentro de las primeras catorce semanas de gestación a petición de la embarazada, siempre que concurran los requisitos siguientes:
a) Que se haya informado a la mujer embarazada sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad, en los términos que se establecen en los apartados 2 y 4 del artículo 17 de esta Ley.
b) Que haya transcurrido un plazo de al menos tres días, desde la información mencionada en el párrafo anterior y la realización de la intervención.

 

EL PAÍS" 22 de diciembre de 2013
EL PAÍS” 22 de diciembre de 2013

Aclaremos qué va a cambiar, cuáles son los principales cambios que introduce esta nueva ley del Partido Popular:

1- Decidir si continuar o interrumpir, ya no es un derecho.

  • Antes, si se te rompía un preservativo y quedabas embarazada, tenías 14 semanas para informarte y tomar una decisión serena.
  • Ahora, como mujer ya no podrás tomar la decisión, salvo que te hayan violado. El aborto ha dejado de ser un derecho. Ya no hay plazos, sólo supuestos. Se retira la posibilidad de decidir abortar incluso en caso de malformación fetal grave (ver punto 3).

2- Tienes 17 años, pero tu padre decidirá si debes ser madre o abortar.

  • Antes, una menor que no tuviera buena relación con su padre, podía decidir no seguir adelante con su embarazo ella misma. También al revés: podría decidir tenerlo.
  • Ahora, necesitará lograr el consentimiento del padre, o en todo caso de un juez, que podrían obligarle a tener el hijo o bien impedirle que lo tenga y obligarle a abortar contra su voluntad.

3- Tendrás que parir aún fetos con anomalías fetales, e incluso “inviables”.

  • Antes, si el feto sufría malformaciones graves se podía interrumpir su desarrollo hasta la semana 22.
  • Ahora, incluso en caso de malformación incompatible con la vida, la mujer tendrá que demostrar ante un psiquiatra la existencia de riesgo de daño psicológico “importante y duradero”. Si no consiguiera el informe correspondiente, deberá parir un hijo inviable o bien recurrir al aborto clandestino o extranjero, lejos de su familia. Ella sola no puede tomar decisiones. Si no consiguiera el informe correspondiente, deberá parir un hijo inviable.

4- Te podrían obligar a parir un feto de cinco meses y medio.

  • Antes esta situación era inconcebible, como no lo es en países incluso tan católicos conservadores como Polonia o Italia.
  • Ahora, a partir de los cinco meses y medio de gestación, incluso en el caso de riesgo para la vida de la madre, se sustituye el aborto por el “parto inducido”. Está demostrado que esto provoca un daño psicológico enorme para las madres.

5- Información verbal en vez de escrita

  • Antes, se debía informar a la embarazada por escrito sobre sus derechos, alternativas al aborto y ayudas.
  • Ahora, bastará una charla con el médico, depende por tanto del profesional con que te encuentres, tras la cual estarás obligada a un periodo de reflexión que se ha ampliado en más de un 100%, quedando en 7 días.

6- El médico puede negarse.

  • Antes, no era legal que los médicos funcionarios se negasen a ofrecer servicios de salud pública reconocidos, que constituyen un derecho. Como tampoco es legal que un profesor de instituto se niegue a exigir asistencia o a enseñar la evolución de las especies, por ejemplo.
  • Ahora, se autoriza a los médicos de la sanidad pública a negarse a interrumpir un embarazo. Esto no sería demasiado problema, si no tuviéramos en cuenta a) el carácter conservador de una buena parte del gremio y b) la existencia conocida de casos en que los médicos niegan en la pública el servicio que realizan (cobrando) en la privada, por afán de lucro o para evitar discutir con su equipo.

 

Tras leer los 6 puntos, comprobamos que en la actualidad, tres años después de darnos las anteriores libertades mencionadas, fue aprobado en diciembre de 2013 un proyecto de ley, aún más restrictivo que el inicial de 1985. Hemos pasado de poder decidir, a estar sometidas a esta ley del Estado, que nos obliga a continuar con un embarazo, pese a ser provocado por la rotura de un preservativo y obviando certezas tales como conocer que el feto morirá al nacer. No es de extrañar, esta ley está promovida por la Iglesia directa o indirectamente, y piensan que hasta un embarazo por violación debería acabar siempre en una nueva vida, fruto del amoroso y violento ultraje de una mujer frente a su violador (link del caché del post, pues lo han eliminado por la polémica que trajo consigo). Es una ley que mata a las mujeres, personas ya vivas, para procurar a toda costa el nacimiento de la inexistencia pues, un feto, no es un ser vivo, ninguna ley en España así lo define (ni en ningún país).

Es un retroceso moral esta ley de los supuestos, una perdida de derecho para las mujeres y una incongruencia con respecto al nivel de desarrollo y conocimiento que la humanidad ha generado. Si ahora poseemos la capacidad de abortar si así lo deseamos sin ningún peligro, si es posible conocer gracias a la genética qué problemas futuros tendrá el actual feto, y la Iglesia y el PP obvian esto y prefieren tomar la decisión sobre personas que nada tienen que ver con estas Instituciones, es que estamos volviendo a tiempos anteriores a la Ilustración. La Iglesia campaba a sus anchas y pretendía abortar avances científicos tales como que la Tierra era redonda. Ahora, 5 siglos después, es la Iglesia junto con el PP quienes afirman que todo ese avance científico en el campo de la medicina y todas las técnicas y herramientas desarrolladas, son una estupidez y es mucho mejor obligar a continuar con embarazos no deseados. Este binomio entre el PP y la Iglesia con su ley del aborto al considerar su opinión lo superior, se llevan por delante a la ciencia, la moral, y la evolución humana, obviándolas, reduciéndolas a la nada, que es como quedan las mujeres ante esta ley del aborto que nos somete sin ningún sentido.

Raquel

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *