La entrevista

Pixabay

Le abrieron la puerta y entro con sigilo, con el respeto que da lo desconocido. Veía un amplio hall, y un pasillo largo lleno de libros y de cuadros, que más que de decoración parecían una exposición. Oía ruido de fondo, murmullos y la persona que le había abierto la puerta le hice el gesto de pasar hacia delante con la mano. Entró, lentamente, como quien entra a un templo sagrado, sin saber lo que se iba a encontrar. Al llegar a una sala vio a varias personas reunidas, todas muy elegantes, casi, casi de etiqueta. Por primera vez se alegró de haber hecho caso y haberse puesto corbata. No desentonaba. Le ofrecieron algo de beber, y con la garganta seca y para ponerse en situación pidió agua y té. Este protocolario recibimiento dio paso a las preguntas pertinentes, edad, familia, estudios, trabajo… Parecía que todo iba fluido y ahora solo le falta oír el dictamen: Es usted de buena familia, la boda tendrá lugar el próximo mes de mayo. Su novia sonrió aliviada, como quien ha superado una prueba para un trabajo.

Vía. Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *