Juego de niños

Nadie le encuentra explicación alguna, pero el baúl vuelve a estar cada vez más vacío. Es un misterio que sacude al orfanato de tanto en cuanto, pero a la chiquillada tampoco les preocupa en exceso; para eso está el hambre. Sancho aprovecha cualquier distracción para afanar los juguetes del interior y librarse de ellos. Lo hace de madrugada mientras todos duermen. Teme que alguien ate cabos y sea capaz de señalar su culpabilidad a través de las rendijas de sus ojeras, pero como siempre a nadie les llaman la atención; para eso están sus cardenales. Cada poco los clérigos los mandan a postular, y cuando la gente responde y llena la limosnera lo pasa mal: entre las donaciones y lo que se compra vuelve a no caber en el arca.  No quiere desprenderse de los nuevos muñecos y cachivaches hasta que el ejército de expósitos se harte de las novedades y acabe por olvidarlos, como de costumbre, obsesionados en patear un balón de trapo. Necesita que nadie vaya a buscarlos. En conclusión, una retahíla de domingos por delante con demasiadas horas de patio, de curas en clausura rezando, de niños jugando aquí y allí, y de matones de medio pelo siguiéndole el rastro para pegarle mientras él,  por la cuenta que le trae,  prefiere encomendarse al escondite inglés.

vía www.pinterest.com
Juan Antonio Vázquez Alcayada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *