Internet y la vanguardia de la postmodernidad: ‘Bleeding Edge’ de Thomas Pynchon

“¿Cuál es la verdadera naturaleza del control?”, se plantea el industrial nazi de Gravity’s Rainbow (El Arco Iris de la Gravedad, 1973), en medio de ese infierno de postmodernidad que supone no sólo una de las obras más complejas de Thomas Pynchon, sino también de toda la historia literaria de Estados Unidos. Siendo probablemente el mejor escritor norteamericano contemporáneo, la cuestión a la que aludíamos se refleja constantemente en las infinitas permutaciones de ese pasillo de espejos que es la obra pynchoniana. 22-pynchon-books.w529.h352Más allá de las interminables sub tramas, guiños, conversaciones de vaudeville y la atormentada picaresca de su literatura, los libros más complejos de Pynchon han sido las novelas históricas situadas en periodos asociados con grandes transferencias de poder en los asuntos humanos. A lo largo de sus ocho libros, las imágenes de rendición y dominación flotan a su antojo, bien en la paradoja anti beatnik que supone su V (1963), el paisaje de posguerra de Gravity’s Rainbow o su impagable parodia del siglo dieciocho de Mason & Dixon (1997). La paranoia ha sido, por otra parte, una de las calas innegables de la novelística norteamericana, casi desde el Moby Dick de Melville, y el propio Thomas Pynchon ha dedicado gran parte de su carrera al examen paranoico de los sistemas de información, y los horrores causados por anónimos, siniestros hombres trajeados; su gran tema es la expoliación de espacios comunales utópicos por una versión u otra del complejo militar e industrial.2013-11-05-thomaspynchonbleedingedgenovel Bleeding Edge (Al Límite, 2013) es su octavo libro (hemos utilizado la edición original, y citaremos de ella: Pynchon, Thomas. 2013. Bleeding Edge. London: Jonathan Cape, 477 páginas). La obra se mueve por derroteros ya conocidos para sus lectores, en los que Pynchon explora el turbio mundo de los inversores de capital de riesgo vinculados con elementos mafiosos de Manhattan. Un universo donde la paranoia es a las vidas humanas como el ajo en una cocina (11), y en el que, por si no hubiera suficientes pruebas de cómo Internet se ha convertido en una gran plataforma para la vigilancia del estado, en su nueva novela, el ya consabido desarrollo pynchoniano precisa, con especial eficacia, el soborno de Internet por los fantasmas, y lo escenifica con un estilo profético, siniestro, y con inigualable conocimiento de las corrientes esotéricas de la vida moderna americana. 9780330258708La trama presenta a la investigadora de fraudes sin licencia –los ecos de Oedipa Mass, la heroína de The Crying of Lot 49 (La Subasta del Lote 49, 1967), están cerca- en sus averiguaciones sobre los tratos y relaciones de la empresa web hashslingrz, que dirige el villano Gabriel Ice. Aparentemente se mueve Pynchon por terrenos más ligeros que en otras ocasiones en su obra, pero esa ligereza es engañosa, en tanto es Bleeding Edge no sólo la historia de una investigación, sino la combativa y analítica exposición de la dirección cultural en la que se halla inmersa Norteamérica y de los devastadores efectos que han tenido la Internet y los ataques terroristas del 11 de septiembre sobre el ritmo de esa dirección emprendida. Como novela, constituye un feroz desafío a los medios de comunicación de la era moderna, convertidos en meros sistemas publicitarios, e incluso se juguetea con la teoría de que la CIA estuviera tras los atentados de 2001. Del “Call me Ishmael” de Melville, pasamos al postmoderno “Call it what you like, but a historical document whatever” (322) y se observa con cautela el espacio cibernético como un lugar de anarquía vasta e indefinida (327). Por tanto, cabe inferirse que estamos ante un libro sobre los misterios de la vida contemporánea en Estados Unidos, y que Pynchon se ha erigido como adivino más que como novelista, como vidente apocalíptico más que como simple escritor. c86d682d-52a2-4231-9909-31fdda0192bf (1).imgLa investigadora Maxine se cruzará en su camino -que como toda investigación tiene mucho del “quest of the hero” de Joseph Campbell- con personajes del calibre de Rockwell “Rocky” Slagiatt (cuyo nombre es el acrónimo en Internet de “seemed like a good idea at the time”), un ítalo-americano capitalista, inversor de riesgo, y asumido mafioso, que ha invertido en una empresa, la hwgaahwgh hashslingrz, con formas de dudosa legalidad. Las referencias a series de televisión de moda, videojuegos ficticios pero claramente inspirados en otros reales, o figuras del pop como Dean Martin, ayudan a hacer del universo de Pynchon y su circo máximo de personajes y citas, un complejo, peligroso juego de sistemas mundiales y órdenes implícitos, que las más de las veces juegan entre ellos mismos, si no lo hacen con nosotros, propiamente, y que en el peor de los casos, eso sí, supone la constatación de cómo gran parte de nuestra vida interior es realmente su script externo, por continuar con terminología informática. pynchonGilles Deleuze lo llamó a esto nuestra “dividualidad’, nuestra susceptibilidad hacia un control más amplio, hecho a través de nuestras aspiraciones hacia el auto-control. Bleeding Edge se torna así epifanía galáctica, pesquisa ‘noir’ de cierre no por indefinido, menos terrible: “No importa cómo evolucione la narrativa oficial de todo esto, pensó Heidi, estos son los lugares donde debiéramos estar buscando, no en periódicos o television, sino en los márgenes, los grafitis, expresiones incontroladas, malos soñadores que duermen en público y gritan en sueños.” (322). Frases que evidencian lo que, en suma, constituye el último libro del genio inaccesible Thomas Pynchon, esto es, un azote contracultural a la era de la postmodernidad, esa Internet mafiosa, fantasmagórica, y que, en el fondo, se asegura una vez más de ser una de las más actuales e inagotables fuentes de la paranoia americana. Una nueva ballena para Ahab.

Daniel Arana

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *