Historias en la puerta de un cine

Cuando sales de los multicines, el mendigo que cada noche está sentado en la puerta se acerca a ti; pero no te pide dinero para alimentar a sus hijos, ni que le compres un poco de comida, ni siquiera un triste cigarrillo. Solo te pregunta qué película acabas de ver. Luego, mira hacia arriba, como haciendo memoria, y te dice: no, esa todavía no me la han contado, ¿te importaría hacerlo tú?

Fotografía de Michael Gaeda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *