Yo he venido aquí a hablar de su libro – Raquel Lozano Calleja

Raquel Lozano Calleja  nació en 1971 en Palencia con P, con P de piel, de Piel de retales, seudónimo literario desde hace 7 años y nombre con el que firma uno de los dos blogs que mantiene . En su otro blog, Sístole y Diástole  dilata, como ella misma describe, las fotografías de la reportera Nuria Estalayo dotándolas de historias. Como relatista acumula diversos premios como el Cristina Tejedor, Cuenteando que es gerundio, Un tren de historias, A qué sabe Cantabria, Dialogasex, Burgos con bici, etc.

Pertenece al colectivo literario palentino Esprosados e imparte cursos de literatura creativa. No deja de lado la poesía y también es notable su  creatividad con las imágenes a través de la unión de fotografías y relatos. Incluso  el año pasado se atrevió  como  productora y guionista de un  cortometraje.

Hoy presentamos en Amanece Metrópolis su primer libro de microrelatos en solitario: Pecados poco originales.

*Raquel, cuando te conocí pensé que eras una mujer con gran personalidad, de ideas muy claras y con una fuerza singular. Con el paso de los años he reafirmado esta primera impresión de mujer luchadora y comprometida ¿Tú te ves así también? ¿Hay algo de todo ello en tus textos y creaciones?

Me parece curiosa la imagen que proyectamos cada uno de nosotros mismos, pero quizá eso sea sólo el caparazón. A esa descripción yo le añadiría que soy tremendamente insegura, frágil y temerosa; seguramente sea por ese motivo por el que necesito experiencias creativas  donde dar rienda suelta a otros personajes. Sí que coincido en cuanto a lo de comprometida y un poco guerrera, trato de serlo en mi día a día y supongo que es inevitable que eso se refleje en mis letras.

*¿Quién o qué es Piel de Retales, de dónde viene esta curiosa denominación?

Piel de Retales es a Raquel Lozano lo que el Dr. Jekill a Mr. Hyde y viceversa, nace de una bipolaridad no diagnosticada, de la necesidad de desdoblar mi vida durante una etapa en la que quise que la parte de mí que escribía fuera completamente ajena a mi cotidianidad. Busqué un seudónimo para aparecer en las redes sociales, para crear un blog y para participar en concursos literarios y lo encontré mirándome al espejo.

* ¿Cuentista, relatista  o escritora? ¿O todas esas cosas, y más, a la vez?

Siempre me ha gustado más el término de cuentista, pero desde hace unos años mantengo una relación muy apasionada con el microrrelato, que es un género del que estoy plenamente enamorada. Tenemos un noviazgo muy sano, aunque a veces me confieso adicta y un tanto dependiente, pero me siento muy cómoda con él y me proporciona muchísimas alegrías, es más, ha empezado a llamarme microrrelatista al oído.

*Me consta que te gusta jugar con las palabras y sus significados, basta con ver en que tres partes están agrupados tus relatos en el libro (Pecados capitales y de provincias, Pecados inmortales e inconfesables y Versículos diversos) y degustar alguno de ellos. ¿El humor, la ironía y la denuncia son ingredientes premeditados que sueles combinar cuando coges el lápiz o son espontáneos?

El día en que mis textos sean premeditados, ordenados y disciplinados, dejaré de escribir. Para mí constituye un juego fascinante enfrentarme al folio en blanco desnuda, divertirme o llorar ante él conforme me venga en gana. Nuestro lenguaje es muy rico en dobles sentidos, en palabras polisémicas, es muy fácil enredar y enlazar palabras. Para mí escribir constituye una diversión, un juego de tablero en el que nunca sé cómo va a terminar antes de poner el punto final.

* Centrémonos en tus Pecados. Confiesa: ¿te gusta provocar al lector?

Sin duda. Me gusta llevarle por senderos por los que crea que transita cómodo para sorprenderle con un giro inesperado o seducirle con lo que no le cuento pero él imagina. La provocación en estos microrrelatos es un trabajo minucioso en donde cada palabra guarda una clave pecaminosamente dispuesta.

*¿Qué es el pecado para Raquel Lozano?

Es un acto de rebeldía, una transgresión premeditada en donde deleitarme con el morbo que produce lo prohibido. Es posible que si desde niña hubiera desconocido la existencia del pecado, habría sido más feliz, pero seguramente más aburrida también. Violar cualquier precepto, cuando lo consideras absurdo, es un verdadero placer.

*¿Tu pecado favorito?

Los inconfesables.

*La ilustración de la cubierta es muy sugerente. Una clara alegoría a la tentación ¿Quien es el autor/a?

La ilustradora es “La niña Rata”, una artistaza asturiana de la que me siento admiradora desde que hace unos años hizo una colaboración conmigo en una revista. Le propuse el reto de hacer la cubierta y las ilustraciones interiores y accedió encantada. Conectamos muy bien desde la primera idea y ha sido un lujo trabajar con ella. Os dejo los enlaces a su cuenta de Instagram y de Facebook por si queréis ver alguna de sus joyas.

En Instagram   @n.r_art

En Facebook NR-ART

* Háblanos del cortometraje “Cosas que hacer”. Cuéntanos qué querías transmitir y cómo ha sido la transformación de un microrrelato , segundo premio en la final anual 2016 de Relatos En Cadena de la cadena SER,  en un proyecto cinematográfico

Resultó sencillo porque quise que en todo momento el cortometraje no perdiera la esencia del microrrelato, que fuera lo más fiel al texto posible pero aprovechando la narrativa audiovisual. El cortometraje habla de violencia machista pero desde otra perspectiva. He querido profundizar y colarme en la epidermis de una mujer que es consciente de que algún día su nombre será otro más en la lista de víctimas que aparecen en los telediarios y en cómo, en esa alienación que provoca el miedo, lejos de denunciar o buscar una solución, lo único de lo que es capaz es de intentar que la vida de su hijo no se vea afectada por su futura ausencia.

*Tengo entendido que además está teniendo un gran éxito e incluso ha salido de nuestras fronteras”

Pues sí, hemos cruzado el charco y el cortometraje ha estado presente en Buenos Aires, en el festival internacional de cine por la equidad de género “Mujeres en foco”. También y en esta línea, viajó a Canarias, al Festival San Rafael en corto, en la sección “Derechos Humanos”. Estar en este tipo de secciones a mí me ha producido una alegría enorme. Es como si a través de la imagen y la palabra pudiéramos poner nuestro granito de arena en la lucha frente a la violencia machista o al menos visibilizar otras realidades que a veces se nos escapan.

El corto ha estado en diversos festivales por toda España y la verdad, es que para ser mi primera experiencia en estas lides me siento más que satisfecha. Mi sueño además era estar en el Festival de cortos de Aguilar de Campoo, que es un prestigioso festival de mi tierra, y lo logramos. No puedo pedir más.

 Raquel, muchas gracias por caer en la tentación de atender esta entrevista y mucha suerte con todos tus proyectos.

A continuación dejamos entrever algunos de los textos que los lectores pueden disfrutar en Pecados poco originales. El libro puede adquirirse en Amazon o firmado por la propia autora en esta dirección de correo electrónico: pielderetales@yahoo.es

CONFESIONES

Si alguna vez alcancé el Paraíso,

confieso que fue pecando.

HOGAR, DULCE HOGAR

Sin pensarlo y sin un porqué le arrebató un beso. Un beso de esos que se daban cuando la  llama de la pasión no había hecho estallar la rutina por los aires; uno de esos que llenaba la estancia, ahora diáfana, de lo que fue su alcoba durante años.

Ahora él duerme en el sofá, y ella, muchas noches, en la cama de su mejor amigo, pero aun así, cada dos años, reparan grietas, sanean humedades y pintan de mentiras las paredes, por si algún día tienen visitas.

MEMORIA HISTÓRICA

Plantó flores de cuneta en su jardín para seguir sintiendo que estaban juntos.

NADA

Varias veces al día me dejo morir, le hago una pausa a la vida y me adhiero a la nada. Soy capaz de despojarme de los sentidos, envolverlos a modo de crisálida y anidarlos en mi ombligo.

Él dice, muy poético y a lo Neruda, que le gusta cuando callo, cuando estoy como ausente, y lo hace sorbiendo la sopa, sin mirarme siquiera a los ojos.

Es en esa metamorfosis carente de todo tacto, cuando mi sangre lorquiana se derrama por la cuchara y mi piel se vuelve yerma.

COSAS QUE HACER

Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar, de llevar al niño los lunes a inglés y los miércoles a natación.

El jueves le ponen la vacuna y el viernes tiene revisión.

No olvides regar las plantas ni sacar a Troylo  a pasear antes de las ocho que si no, se lo hace encima.

Recuerda que en mayo siempre se nos achucha el mes porque viene el seguro del coche y el tuyo de la caza.

Haz verduras de vez en cuando, y pescado, que es más sano.

¡Ah!, compra lejía y frota con agua fría la sangre; es como sale mejor.

Eva García

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *