Entrevista a David Moragas por A Stormy Night, pelicula que cierra D’A Film Festival Barcelona 2020

Filmin

A Stormy Night es el primer largometraje de David Moragas, película encargada de ser la clausura de D’A Film Festival Barcelona 2020. que este año se está celebrando online.

David Moragas no es la primera vez que es protagonista en cuanto a dirección en el festival, ya estuvo en la edición anterior con cortometrajes. Ahora llega con su película, siendo para él un honor tener el privilegio de cerrar esta edición. Nos cuenta que ha crecido con este festival, que muchas influencias que tiene las ha visto en el mismo, Hong Sang-soo, y por eso se le nota el entusiasmo cuando habla del certamen.

Del cortometraje al largometraje ha evolucionado de una forma natural, de hecho pensó en una historia de dos personas que se encuentran en una noche y lo que ocurre en solo esa noche. Cuando se puso a escribir todo le salió de corrido y llamó a Alfonso Herrera Salcedo, director de fotografía, y fue el que le dio el empuje para lanzarse al largo, ya que la historia se quedaba pequeña en un corto. Fue por la positividad de Alfonso y todo su equipo, admite que siempre trabaja con ellos, por lo que el proyecto salió adelante.

Las influencias del director fueron las comedias, con A Stormy Night el dice querer reinventar las comedias a su visión del mundo, y bien es verdad que nos encontramos ante una película que el drama está mucho más presente. La premisa de un encuentro entre dos personas que no tienen nada en común, que no se sabe si tendrán o no algo entre ellos, y todo eso el director lo ha querido pasar por el filtro de sus experiencias. Cada personaje para él representa un lado del cerebro de la persona que ha escrito el guion.

Reformular la normatividad según códigos actualizados es lo que pretende con la forma de grabar. Ha querido hacer referencia al cine clásico pero con una reinvención. En muchos momentos los personajes se encuentran de perfil, en muchas secuencias, y David lo ha querido así como plantear la cámara como una especia de trampantojo, desde el cuál los espectadores tienen acceso a un mundo que de otra forma no podrían tenerlo.

El director afirma que el teatro es una de sus grandes pasiones, y queda latente en todas esas secuencias de plano fijo, donde los personajes parecen estar recitando, y que es una declaración de sus miedos. Eso lo ha querido realizar en planos fijos con cierta distancia, para que los miedos de los protagonistas salgan, pero siempre con la distancia del respecto y de la intimidad que quiere trasmitir en esas secuencias.

Me llamó la atención en esos planos más que la imagen la gran carga emocional que trasmite, y confiesa que efectivamente en el guion ha plasmado una visión de él mismo encerrado en una habitación hablando consigo mismo sobre los temas que le preocupan.

Para él la normalidad y la normatividad es el gran enemigo y en la película ha querido hacer una reflexión sobre la idea de lo que lo es y de lo que no. La diversidad para él es algo latente, y lo normativo cree que hay que cuestionarlo y llevarlo a las conversaciones del día a día, para intercambiar visiones y opiniones de ver las cosas.

La normatividad es una estrategia socio cultural natural, que surge por necesidad, pero en mi generación me parece oportuno que herramientas como el cine cuestionen precisamente esta emoción de lo que es normal y lo que no es normal

Las etiquetas sociales aparecen en todo el metraje, el ha querido exponer no solo el debate de la sexualidad, si no también de la diferencia de clase, de los estereotipos laborales, como nos gusta vivir la vida, y la familia entre otros muchos temas, que se funden en una sola noche, en A Stormy Night.

La película de David Moragas cierra la edición 2020 del festival, si quieres conocer mi opinión sobre la cinta lo podéis hacer aquí.

Susana Peral

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *