En el taller de… Bertrand Freiesleben

Conversando con Bertrand.

16:00 Berlín Prenzlauer Berg. Segundo día de Navidad, ya es de noche en la capital alemana, llueve y hace frío. Hemos quedado con el escultor Bertrand Freiesleben. Tocamos el timbre y su esposa la pintora Eva Scheide baja para abrirnos la puerta. Ella nos acompaña a través de un patio interior y llegamos a la planta baja del edificio trasero. Freiesleben nos da una cálida bienvenida. Suena música de cuerda mientras nos invita a tomar asiento.

Nos ofrece un té. Hecho por él mismo. El artista es muy amable y hospitalario, mientras que su ropa parece formal. Chaqueta y pantalón negro con botones de hilo rojo para combinar con la corbata corta. Una camisa rosa impecable que combina perfectamente con los cordones y los zapatos de cuero. Todo forma un equilibrio casi perfecto como un traje de boda. Su aspecto es limpio y ordenado, similar al ambiente de trabajo.

Tomamos un rooibos. El servicio de té lo ha creado él mismo hace mucho tiempo. Puedes ver su edad, pero eso los hace aún más originales. Están hechas de barro, como no podría ser de otra manera. El esmalte azul oscuro aumenta la pureza de las piezas. No tienen fondo plano, por lo que las tazas se mueven un poco después de dejarlas encima de la mesa. En la mesa junto al retrato del ex presidente Christian Wulff, se presentan también unas galletas de Navidad hechas por su familia.

Taza de té elaborada por el artista

La luz es cálida por lo que la habitación invita a quedarse. Nos quitamos las chaquetas y Bertrand las lleva al guardarropa de forma muy cortes. Sentados en el sofá, seguimos hablando. A veces parece que incluso las figuras humanas le escuchan. Sus expresiones son muy diferentes: reflexivas, serias o felices. Una de ellas es una joven desnuda, viene de un rincón, como si quisiera iniciar una conversación. Algunas veces son muy definidas, otras solo esbozadas pero todas se muestran completamente libres.

Foto cortesía del artista

Freiesleben nos habla sobre el problema de la situación especial del busto de retratos en el arte contemporáneo internacional y especialmente en Alemania. La escultura de los retratos se ha vuelto tan desacreditada por el academicismo clásico o el abuso ideológico que se encuentran con un rechazo unánime. Así, Freiesleben ha estado trabajando durante más de 26 años para rehabilitar el arte del retrato del arte contemporáneo, evitando cualquier esquema que aborde los puntos dolorosos y apunte a la tarea central de un retrato: estudiar a un ser humano. Por lo tanto, también se niega a trabajar con fotos si los modelos aún están vivos. Él quiere entender a la gente. Así que los presidentes y cancilleres se sientan personalmente frente a él y le cuentan lo que está pasando. El hecho de que Bertrand sea probablemente uno de los escultores de retratos más éxito hoy en día se ha desarrollado lentamente y ciertamente tiene algo que ver con el hecho de que se posiciona tan claramente. También puede deberse a sus obras. Aún siendo estudiante de filosofía e historia del arte, recibió el premio “Grand Prix Paul-Louis Weiller” de l’Academie des Beaux Arts de l’Institut de France por uno de los premios más importantes para los retratos.

Freiesleben ve que los artistas del género todavía tienen mucho que hacer para hacer ver y entender al público. Intenta captar la esencia del retrato. El núcleo de la persona sin decorados.

Foto cortesía del artista

Bertrand nos muestra su libro (Cabezas) y nos cuenta cómo aprendió a modelar. Saca una copia y la abre para mostrar algunas de sus piezas, explicando las líneas de expresión en las que trabaja, busca solo la esencia, reflexiona sobre la historia de la composición y aborrece todo “estilo”.

Freiesleben explica que no sigue a los académicos porque son demasiado esquemáticos e idiotas, por lo que pierden la sensibilidad real y tergiversan la complejidad de la composición. “Esa es una de las principales razones por las que las academias fueron superadas hace más de 100 años. Hoy en día, es lo que las nuevas academias en Florencia, París, están haciendo … como si esta historia no hubiera existido, y por lo tanto, están justificando a mis oponentes para que consideren inadecuada la escultura de los retratos “, Bertrand sonríe ante su situación. Aunque sabotea su trabajo, por otra parte, se polariza en ambas direcciones. La diferencia que él hace se visibiliza, y eso es muy útil.

Casi todos los muebles y caballetes tienen ruedas, todo es móvil. Incluso la mesa donde tenemos té se mueve también. Es muy apasionado por lo que hace: seguimos hablando de proyectos. Sobre todo, trabaja a tamaño natural, aunque en una foto de una de sus obras en una escala colosal mira al mar. Luego explica que es un fotomontaje para un proyecto que le gustaría hacer.

En sus bustos y figuras se pueden ver muchos grupos étnicos humanos. Jóvenes, adultos y personas mayores complementan la diversidad humana que existe en su trabajo. Volvemos a los retratos. Bertrand explica que está muy interesado en las narraciones, porque contar historias es un rasgo muy humano.

Los comillos se trabaja Freiesleben como le convengan para modelar.

La mesa de trabajo es sencilla y está realizada en madera. Un viejo mueble de Ikea fue renovado. No se ven muchas herramientas, él modela con las manos. Pero hay una que nos atrae fuertemente nuestra atención. Es una pieza de marfil de un antiguo almacén, de la única familia que queda en Alemania que ha estado procesando y comercializando marfil durante cientos de años. No todos tienen el privilegio de trabajar con colmillos.

Foto cortesía del artista

Nos habla de uno de los bustos, es un hombre adinerado incluso en la lista de Forbes. Explica que el propietario guarda su propia cabeza en su caja fuerte, y cuando muera, sus herederos recibirán una sorpresa.

Cuando arrestaron a Puigdemont en Neumünster, Bertrand estaba a solo 9 kilómetros de distancia. Inmediatamente se le ocurrió la idea de modelarla. Ahora tiene tiempo para posar en la cárcel. El canal de televisión ARTE quería documentar esto. Finalmente, sin embargo, esta reunión no tuvo lugar. Aunque a Bertrand todavía le gusta el plan. Le encanta modelar a la gente pública y tratar de entenderlos.

La Capilla de los Medici en Florencia, objeto de estudio para Freiesleben. Fuente: Wikipedia

La composición es otro tema que despierta gran interés. Citamos la
capilla de los Medici en la Basílica de San Lorenzo. Las obras: Giorno, Notte, Aurora y Crepusculo (día, noche, mañana y tarde) forman la unión de un todo escultórico. Bertrand estudió esta composición durante más de un mes en el sitio. Le fascina la complejidad con la que trabajó Miguel Ángel: “Todavía está por delante de todos los escultores y diseñadores. Sus composiciones son tan densas y complejas. “No conozco a nadie hoy que sepa en qué trabajó Miguel Ángel, qué tan profundo es nuestro tema”, dice Bertrand

La esencia supone su búsqueda constante. Esta cansado de ver como existen cosas en este mundo sin expresión. Él mismo se muestra muy efusivo cuando habla de lo que le gusta, utilizando activamente manos y sonidos onomatopéyicos. Es nervioso, casi eléctrico, nos explica todo con gran interés y emotividad con movimientos que lo acompañan de manera incesante.

 Web de Bertrand Freiesleben
Berlín, Prenzalauer Berg
info@bertrandfreiesleben.com

Jennifer-Virginia Rotter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *