El collage y la arquitectura

El collage es una expresión artística que consiste en ensamblar y unir distintos elementos (fotografías, ilustraciones, telas o cualquier elemento que se pueda reutilizar) para lograr una imagen única y distinta.

La Bauhaus fue la escuela alemana artística en la que se unificaron la arquitectura, las artes plásticas y la artesanía. Ejerció una enorme influencia en la arquitectura contemporánea acaparando un gran abanico de posibilidades de expresión como en las artes gráficas  y el diseño de escenografías y vestuarios teatrales. El collage fue una de las técnicas más utilizadas por los alumnos, dando lugar a una extraordinaria exposición:

Marianne Brandt

 Marianne Brandt_collage 1 Marianne Brandt_collage 2 Marianne Brandt_collage 3 Marianne Brandt_collage 4 Marianne Brandt_collage 5

Christina Couceiro

 Christina Couceiro_collage 1 Christina Couceiro_collage 2 Christina Couceiro_collage 3 Christina Couceiro_collage 4

Iwao Yamawaki

 Iwao Yamawaki, Bather Collage, 1933

Moholy Nagy

 Between Heaven and Earth_ Moholy Nagy

Actualmente,  Francisca Pageo (1983), artista murciana también conocida como Missoaq,  ha hecho del collage su medio de expresión (aunque con una cámara fotográfica o un móvil con buena resolución consigue demostrar que el collage no es el único medio en que se mueve como pez en el agua). Crea bellas obras que combinan naturaleza, moda, personas y emociones. En un momento en que el collage está muy de actualidad, pocos lo hacen de forma tan minimal, limpia y elegante como ella.

Misspaq ha trabajado como collagista en el diseño de carteles y portadas de discos, como pueden ser Zahara, Lidia Guevaara…, colaboraciones en revistas de diseño, arte y cine (Mekanik copulaire, Detour, Rapporto Confidenziale…), además de participar en numerosas exposiciones individuales y colectivas, tanto nacionales como extranjeras.

 Francisca Pageo

La forma de trabajo de Francisca es muy intuitiva, una tiene la impresión de que en el momento en que decide sentarse ante la mesa rodeada de su archivo de imágenes, tijeras y pegamento, su cabeza está lista para ver la composición final con una claridad y rapidez apabullantes. Pero bajo ese manto impulsivo, existe una persona que cuida mucho los detalles: “Soy una persona muy perfeccionista, sobre todo en lo que se refiere al trabajo. A la hora de crear necesito de cierta tranquilidad y que en el trabajo final todo goce de una perfecta armonía”.

 Francisca Pageo_collage 1 Francisca Pageo_collage 15 Francisca Pageo_collage 14 Francisca Pageo_collage 13 Francisca Pageo_collage 12 Francisca Pageo_collage 11 Francisca Pageo_collage 10 Francisca Pageo_collage 9 Francisca Pageo_collage 8 Francisca Pageo_collage 7 Francisca Pageo_collage 6 Francisca Pageo_collage 5 Francisca Pageo_collage 4 Francisca Pageo_collage 3 Francisca Pageo_collage 2

(colaborando con Blanca Galindo en la dirección de arte de la introducción al Tour or Die Pilot Project para el grupo Agent Ribbons)

Y llegados a este punto… ¿hay relación entonces entre el collage y la arquitectura?

Para contestar, simplemente hacer referencia a la figura de Clarence Schmidt y a su Casa de los Espejos.

Clarence Schmidt

Schmidt (1897-1978) compró cuando a penas tenia 31 años un terreno en las montañas de Catskill cerca de la ciudad de Woodstock. Desde que se asentó en aquellas montañas comenzó una actividad artística muy alejada de la ortodoxia predominante; desarrolló su propia idea de la creatividad. Para algunos, arquitecto intruso; abuelo hippie para otros, viejo loco… muchos son los calificativos dedicados a este creador cuyo trabajo comenzó a principios del siglo XX como cantero y escayolista. Lo cierto es que Schmidt comenzó a construir una cabaña conocida como Journey`s End; en ella ya ensayó la construcción con materiales de desecho y de poca calidad como traviesas de ferrocarril, cortezas de árbol o viejas planchas de vidrio, en esta cabaña, que vendió poco después, pasó veranos enteros durante los años 30. Posteriormente comenzó la construcción de la Casa de los Espejos mediante troncos, cortezas, ventanas de antiguos edificios, pinturas baratas, multitud de clavos oxidados, piedra del sitio y muchos otros materiales encontrados por el mismo Schmidt. Levantó su casa a lo largo de los años, la casa fue creciendo como un ser vivo, de carácter vulnerable e incompleto. Schmidt se valía de sus manos, ayudado de andamios que disponía alrededor de la casa y que posteriormente consolidaba y entraban a formar parte de este conjunto de fragilidad técnica.

clarence schmidt5 images clarence schmidt (3) clarence schmidt4

La casa llegó a alcanzar 7 plantas con 35 habitaciones, todo ello conectado con multitud de galerías, porches, pasillos, excavaciones en el terreno, escaleras o pasarelas construidas a lo largo de los años con una evolución claramente centrífuga, atendiendo a los parámetros del lugar. El interior de la casa era bañado por la luz natural proveniente de las claraboyas; y ahí dentro se podía oír el sonido de la naturaleza, el viento, los pájaros… o divisar el bonito paisaje en total armonía. En 1968 la primera casa de los espejos quedó destruida por las llamas pero la volvió a construir hasta que en 1971 un nuevo incendio destruyó la nueva casa. Mientras construía la segunda vivienda, empezó a forrar de papel de plata las ramitas del bosque, creando el llamado bosque de plata.

A la pintoresca imagen que tenía la casa por su peculiar forma de construcción, se le unió la multitud de objetos que Clarence Schmidt fue colocando en el exterior y el interior de la vivienda: muñecos, cornamentas, juguetes rotos, flores de plástico, bicicletas antiguas, ramas de árbol, estampas, altares, radiadores, guitarras, ventiladores, camas viejas, neumáticos y un largo etcétera. Toda esta amalgama de objetos formaba un laberinto, unido en conjunto por una multitud de espejos dispuestos en un jerárquico caos.

Clarence Schmidt 4 Clarence Schmidt 3 Clarence Schmidt 2 Clarence Schmidt 1

Clarence Schmidt encarnaba la imagen de artista introvertido e inaccesible que creaba su arte, fruto de un enigmático mundo interior y alejado del artista mediático que expone en museos; a la vez que su obra se convirtió en un ejemplo de arquitectura insólita como las torres de Simon Rodia en Los Angeles, el Palacio Frances de Ferdinand Cheval o más recientemente La catedral de Mejorada del Campo de Justo Gallego.

 Clarence Schmidt retrato

Schmidt ,siempre interesante, cuyo verdadero material de trabajo no fueron todos esos despojos y sobras que acumula sin aparente criterio. Su verdadero material de trabajo son los brillos y los reflejos. Y la casa está construida con el mismo gusto que los cuervos acumulan cosas brillantes en sus nidos.
Clarence Schmidt es, por tanto, una figura clave para entender las relaciones del collage y la arquitectura.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *