Diario de un incesto, la controversia del año

El editor Lorin Stein. Fotografía: Paul Barbera, vía wheretheycreate.com/The-Paris-Review

Diario de un incesto es, sin duda alguna, el libro más controvertido del año. Una historia real editada bajo anonimato que cuenta en primera persona los abusos y violaciones a los que su autora fue sometida desde niña por parte de su padre.

Su lectura no deja indiferente. A España ha llegado avalada por la prestigiosa editorial Farrar, Strauss and Giroux (FSG), que ha publicado desde clásicos como Flannery O’Connor y T.S. Eliot, hasta contemporáneos como Jonathan Franzen. Desde su publicación este verano en EEUU ha recibido críticas de todo tipo. Han puesto en duda su veracidad, apuntando a una estrategia de marketing de la editorial. Su editor estadounidense Lorin Stein debió de explicar en una carta abierta la seguridad que tenían sobre la autenticidad de los hechos y por qué. Otros han defendido su publicación, calificándola de necesaria. Mientras que otros, de mucho más que sensacionalista: «el principal problema con este libro es que el lector al que más va a gustar es un pedófilo», ha dicho Allison Pearson en The Telegraph[1]Crítica de Allison Pearson para The Telegraph de Diario de un incesto: http://www.telegraph.co.uk/books/what-to-read/ticks-boxes-bestseller-hated/.

No es la primera obra en la historia que trata el incesto o el abuso a menores. Borja Hermoso en su crítica en El País[2]Crítica de Borja Hermoso en El País: https://elpais.com/cultura/2017/09/24/actualidad/1506246776_297516.html se remonta a Apollinaire, enumera a grandes autores como García Márquez o Vargas Llosa, y menciona a la bien aceptada Lolita de Nabokov. Pero no hay que irse tan atrás, si no recordar, hace un par de años las memorias del músico James Rhodes. Que, aunque también controvertido por sus revelaciones, fue aplaudido.

Lo que sucede con Diario de un incesto para levantar ampollas es, precisamente, el hecho de llevar el incesto al titular; y hablar directa y crudamente de ello. Narrar escenas dantescas de manera directa y seca. Porque obliga al lector a enfrentarse a ello, a una realidad tabú. A ponerse directamente en la piel de la víctima. A reflexionar sobre ello y crear una opinión. De este libro, el lector no puede escarpar sin mas.

Leer sin prejuicios

«No sé qué hay de cierto en ello, pero tengo, y siempre he tenido, la impresión de que en realidad mi padre quería matarme, y que yo lo seduje para impedir que lo hiciera. Recurrí a la sensualidad para seguir con vida. Salvé mi vida dándole placer sexual. Y él se hizo adicto a nuestras relaciones sexuales, y a mí me ocurrió lo mismo».

La confesión de su autora, en un momento dado, del goce o necesidad del sexo con su progenitor es una muestra evidente del daño causado y del desconcierto sufrido. Un desconcierto que se traslada al lector. Éste puede intentar comprender, empatizar, pero al siguiente párrafo, en la siguiente confesión, se vuelve a romper cualquier esquema preconcebido.

Es esencial una lectura sin prejuicios. Que no juzgue a su autora. Ella, por su parte, no busca comprensión, empatía, ni compasión. Está más cerca de un ejercicio de desahogo, de la confesión de una mente rota, destruida. Aunque es innegable que estamos ante una obra que, irremediablemente, provoca una opinión, un posicionamiento. No deja indiferente: o gusta, o causa rechazo. Seguramente, por nuestra naturaleza humana, tratamos de traducir a nuestros códigos éticos y morales unos hechos que no pueden someterse a ese filtro por su crudeza. No se trata de buscar una respuesta correcta A o B. Y muestra de ello es la reflexión que hace su propia autora/víctima: «Claude Lévi-Strauss escribió que la principal diferencia entre animales y seres humanos radica en la prohibición del incesto. ¿En qué me convierte esta afirmación».

Un libro necesario

Al contrario de lo que a primera vista pudiera parecer, no cae en el sensacionalismo. No hay escenas que busquen el puro morbo o que pudieran estorbar. Se cuentan las cosas tal cual fueron, sin literatura, ni edulcorante.

Diario de un incesto son 120 páginas donde narra los abusos y violaciones a los que fue sometida durante 18 años –desde los 3 a los 21 años- por parte de su padre. Sin que nadie la ayudara o se preocupara por ella. Es el relato de una superviviente. Un libro necesario. Que no deberíamos utilizar para juzgar, si no que nos debería hacer reflexionar sobre cómo afectan los abusos producidos en la infancia y el alcance de sus traumas.

Título: Diario de un incesto
  • Autor/es: Anónimo
  • Editorial: Malpaso
  • Nº de páginas: 120
  • Encuadernación: Tapa dura

Referencias   [ + ]

1. Crítica de Allison Pearson para The Telegraph de Diario de un incesto: http://www.telegraph.co.uk/books/what-to-read/ticks-boxes-bestseller-hated/
2. Crítica de Borja Hermoso en El País: https://elpais.com/cultura/2017/09/24/actualidad/1506246776_297516.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *