Clases de dualidad – CientoOnce

A veces alguien está sentado en un aula, en una sala de conferencias o en cualquier espacio pensado o no para acoger una enseñanza, y ocurre que dicho individuo se despega fácilmente del hilo conductor que el foco emisor trata de confiarle. En ese momento, lo más fácil es que su mente divague, viaje y trate de enredarse en sus dilemas vitales más próximos. En ese mismo momento, uno se crece y, a pesar de desconocer las sabias y enredosas palabras del emisor, es capaz de mirar por encima del hombro [humildemente, como no] al susodicho hablante… y es que el tiempo me ha enseñado lo valioso de hacer valer nuestros segundos respirados; ya sea en la ignorancia o en el climax de la sabiduría.
Se acerca una fecha bonita y especial para mi, el 11 del 11 de 2011, por ello aquí os dejo el vídeo con una de nuestras canciones que nos animamos a grabar durante un ensayo, como ya os enseñé hace algún tiempo con otra de ellas. Me costó dar el paso de traerlo aquí, debido a la credibilidad que intentamos tener… pero, ¡qué leches! ¿Acaso los sueños de uno mismo no tienen cabida en el paquete de lo creíble? Ahí me la juego… jeje, nosotros somos CientoOnce, y esto se titula, Clases de dualidad.

Está muerto el tiempo…
Cuando paso mucho sin mirar… aprendo de la gente del lugar 
Y no lo entiendo… dijeron que era bueno 
Pero el corazón no aprende nada de estas cuatro paredes que no dan…
Clases de dualidad

Fran Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *