Las personas tendemos a clasificarlo todo, haciendo y deshaciendo categorías, etiquetando lo asible y lo etéreo, en un sinfín de colores, texturas, volúmenes, fechas, territorios y otros niveles o géneros. Esto ayuda al aprendizaje y a la formación de estructuras de conocimiento, aunque también implique la formulación de prejuicios y estereotipos muy difíciles de desanclar….