Tras convencerse de que su estatus de estrella no duraría eternamente, John Wayne decidió, pasados los cuarenta años, crear su propia compañía cinematográfica y así, en 1952 fundaba, junto al productor Robert Fellows, la Wayne/Fellows Productions que más tarde, tras la salida de Fellows, pasaría a llamarse Batjac. El actor había establecido la compañía tanto…