El jazz me encantó desde siempre, pero en el Conservatorio de Música sólo estudiábamos música clásica y cuando llegué a la adolescencia necesitaba expresarme de otra manera. Buscando nuevos caminos empecé a estudiar música moderna y jazz, ir a jam sessions y a tocar en bandas.