Carnaval

Llega la fiesta del carnaval. Una fiesta que, en ocasiones, pasa desapercibida, salvo en algunas ciudades en que la murga es insobornable e inasequible al desaliento y las gentes que se ocupan de ella transmiten las ganas de vivir que la fiesta representa. Pero en el carnaval todo es apariencia, engaño, confusión, ahí están los disfraces para dar cuenta de ello, a cuál más sofisticado. No deja de ser un artilugio para distraer la atención de la realidad, una realidad no tan alentadora y, actualmente, más dura y desesperante de lo que conocíamos. Aunque ya nos vamos acostumbrando, que va para 7 años que la crisis se apareció ante nosotros.

Y en esta crisis en la que estamos conviene hacer recuento periódico de lo que ocurre para que no perdamos la visión de conjunto. El 22 de enero de 2015, nuestro querido Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del 4º trimestre de 2014 y debemos acercarnos a ella para ver lo descarnada que es la realidad, tan descarnada como está la fachada que se ve tras el disfraz de carnaval de una de las imágenes que ilustran este artículo. Porque hay voces que nos quieren hacer creer que los problemas, como por ensalmo, han desaparecido. Nada más lejos de la verdad, los problemas siguen estando ahí. Lo que ocurre es que ese hábito ante lo oscuro nos lleva a pensar que ya han desaparecido las razones que han convulsionado al país.

Disfraces de carnaval
Disfraces de carnaval. © Cekaitis-Fotolia.com

Partamos, para el análisis, de que la población en España de 16 a 64 años, la que está en edad de trabajar, se ha reducido en 2014 en 170.500 personas, lo que significa que una reducción significativa de la caída anunciada del paro se debe a este fenómeno, que se viene produciendo de manera reiterada desde 2012. Resulta sorprendente el dato de que los ocupados de más de 50 años han aumentado en 2014 en 280.300 personas, mientras que los ocupados de 20 a 34 años se han reducido en 52.800 personas. Como viene siendo habitual en los últimos años, el desempleo en la agricultura aumenta, pues el número de ocupados en el sector cayó en 2014 en 48.400 personas. La agricultura no ha servido en ningún momento de sector refugio, al menos de manera formal.

En España tenemos al final del 4º trimestre de 2014, según la EPA, 1.766.200 hogares en los que ningún ocupante es activo y ocupado, es decir, no perciben ingresos. Con relación al 4º trimestre de 2011 la cifra de hogares sin ingresos ha aumentado en 145.100. Este es uno de los datos más descorazonadores de la situación económica. ¿Alguien se ha parado a pensar qué hacen en estos hogares para salir adelante?

Horas extras 2011 - 2014, según Encuesta de Población Activa
Horas extras 2011 – 2014, según Encuesta de Población Activa. Instituto Nacional de Estadística

Continuemos nuestro recorrido por la EPA. De pronto me he topado con un gráfico sobre las horas extraordinarias que podéis ver más arriba y del que me sorprenden dos cosas. La primera es que el número de horas que no se cobran es mayor al de las que se cobran, precisamente desde el 1º trimestre de 2012 y la segunda es que el total de horas extraordinarias, semanales, equivalen a 140.000 empleos a jornada completa.

Tasas globales de actividad y empleo 2007 -2014 según Encuesta de Población Activa
Tasas globales de actividad y empleo 2007 -2014 según Encuesta de Población Activa. Instituto Nacional de Estadística

Pero como no quiero que me acuséis de parcial, incorporo un gráfico en el que se muestra la evolución de las tasas globales de actividad y empleo desde 2007 hasta la actualidad, en ella se puede comprobar el hundimiento de la actividad en España.

A pesar de lo dicho y de la gravedad que aún persiste en la situación en el mercado laboral de España, que es un reflejo de la situación de la economía española, debemos pensar que existe un futuro mejor. En el primer trimestre de 2002, hace 13 años, el total de activos era de 18.635.100 personas, al final de 2014 eran 23.026.800. Nuestro avance es muy lento, pero hay avance, las cifras anteriores significan que en el 1º trimestre de 2002 la tasa global de actividad era del 45,59% y en el 4º trimestre de 2014 era del 50,06%.

Nuestra economía no saldrá adelante si no es capaz de crear empleo, no solo para reducir la tasa de paro. Tenemos que ampliar el nivel de actividad y de ocupación para que el país pueda mejorar y hacer frente a sus obligaciones con las generaciones pasadas y las que pasarán, los pensionistas. En estos momentos el número de pensionistas se acerca a los 9 millones de personas, eso supone que la relación de activos y pensionistas es de 2,24, la menor desde 1999.

Disfraz de carnaval
Disfraz de carnaval. © GooDAura – Fotolia.com

Para trabajar por la recuperación, con el mejor de los ánimos posibles, os dejo una joya musical que merece la pena escuchar con sentimiento.

salud a tod@s

Pedro L. Egea

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *