Resulta cuanto menos curioso que cien años después del nacimiento del escritor Adolfo Bioy Casares haya terminado de leer esta tarde La invención de Morel en la silla reclinable de un hospital del sistema de sanidad público de la Comunitat Valenciana. No dejará de resultarme un gesto casi heroico que un libro sobrepase los límites…